http://i.imgur.com/i4xJj.png

Bienvenid@s

Hola, Bienvenid@s a "El Rincón Encantado de Anabella".
Soy Anabella, y quiero presentaros mi Nuevo Blog dedicado a mi pasión por los "Seres Sobrenaturales", en especial " Los Vampiros" y las "Hadas", (entre otros muchos personajes) , espero que lo encontreis interesante y me visiteis con mucha frecuencia.
Muchas Gracias por visitar mi Nuevo Blog.

Botones

Pagina PrincipalMi PresentaciónImágenesCine y TV.Galerias Libros Juegos Juegos

MARQUESINA

Holaaa!!..Bienvenid@s a "El Rincón Encantado de Anabella"... Muy pronto, podréis disfrutar de nuevas entradas con imágenes de Hadas. Góticas. Y Fantasía. Gracias!!.

lunes, 19 de agosto de 2013

*Siempre es de Noche* (capítulo 13)

Hola a tod@s!!, aqui os dejo el capítulo
Nº 13 del Fic de *NinaNina*


Espero que os guste, porque es una historia...
 Simplemente Preciosa!!!


*Siempre es de Noche*


CAPITULO 13: Tomando rumbo


El reloj marcaba las ocho y cuarto, los sonidos característicos de una ciudad  activa como Chicago comenzaban a escucharse y los dos amantes aun dormían ajenos a lo que sucedía afuera.

Ropa regada por doquier, almohadas y cojines sobre el piso, la luz del día entrando por la ventana y los restos de lo que hasta recién unas horas había sido una lámpara era el entorno que los rodeaba.

Damon tenía su brazo por encima de la espalda desnuda de Elena y su cabeza por sobre la de ella dándole pase directo hacia su cabello con olor a fruta fresca. Las sabanas color crema los cubría lo suficiente para no sentir frio.

Elena comenzó a despertarse al escuchar la bocina de los coches en la calle, abrió de a poco los ojos dándose cuenta de donde y con quien estaba, había pasado la noche más increíble de su vida con Damon y parecía un sueño, pero era real, él estaba ahí con ella aprisionándola con su brazo como si no quisiera dejarla ir ¿Pero adonde iría si lo que mas quería en la vida era estar con él?

Se movió ligeramente para salir de la cama pero el brazo de Damon la retuvo en su posición.

-Esta muy equivocada si piensas que saldrás de esta cama así como así

-En algún momento del día tendremos que salir de ella – le contesto girándose y quedando frente a él quien aun tenía los ojos cerrados.

-Es muy temprano

-¿Y cómo sabes eso? – sus dedos se adentraron en el despeinado cabello de Damon y sonrió al verlo así, se miraba completamente adorable y sexy.

-Porque aun tengo sueño y además porque yo lo digo – torció los labios en una sonrisa…Elena se sintió desvanecer.

-La ordenes no funcionan conmigo señor Salvatore – su tono de voz era suave y sugerente, sabía lo que quería y lo obtendría.

-Ah Elena…no hubieras dicho eso – negó con la cabeza sin abrir los ojos  con esa media sonrisa que tanto le gustaba a Elena y se giro rápidamente quedando sobre ella apoyado sobre sus brazos – dije que no es hora de salir de la cama
Elena dejo escapar un gemido y luego se perdieron de nuevo entre las sabanas.

-¿Eres consciente que quebraste una lámpara? – pregunto Elena dibujando con sus dedos las bien formadas líneas del pecho de Damon

-Creo que escuche algo anoche pero no estoy seguro de lo que era – contesto él con una media sonrisa y levantando una ceja.

-Te va a costar caro

-No importa pagarla ya que valió la pena romperla ¿No crees?

Elena inconscientemente suspiro y ahí Damon obtuvo su respuesta

-¿Sabes que me encanta tu piel? –  Damon pasaba su nariz por su cara deslizando su mano a lo largo de su brazo.

-Lo sé – dijo ella sin evitar sonrojarse, ese momento era tan intimo y tan tierno que la emoción que sentía era indescriptible – a mi me encantan tus ojos, son…mi debilidad, me desarman totalmente, tú tienes ese poder sobre mí, me traspasan y en verdad siento que puedes verme.

-Y lo hago Elena, en mi mente, puedo describir cada detalle de tu anatomía y hasta más…conozco tu corazón.

Guardaron silencio un rato disfrutando el uno del otro acurrucados en la cama hasta que el estomago de ambos reclamara por comida.

Salieron de la cama y Elena fue directo a ducharse mientras Damon pedía comida a la suite, cuando ella salió él la esperaba con el cabello húmedo y alborotado con una toalla blanca alrededor de la cintura, estaba sentado en el borde de la cama con los brazos cruzados.

-Oh ya te duchaste – dijo Elena sacudiendo su cabello para quitar el exceso de agua

-Necesito que saques mi ropa por favor – su expresión era la de un niño y eso hizo que Elena sonriera, claro que sacaría su ropa, ella estaba ahí para él, lo que sea que necesitara ella le ayudaría.

Después de comer a eso de la una de la tarde Luca toco a la puerta de la suite.

-Hey Luca pasa

-Buenas tardes señorita Gilbert  - saludo él muy educadamente como siempre lo hacía.

Luca saludo a su jefe y sin perder tiempo tomo las maletas para llevarlas a la camioneta.

-Ve adelantándote – le ordeno Damon a lo que el joven obedeció.

-¿Crees que olvidas algo? – Dijo Elena - Porque estoy segura que…

Elena sostenía el brazo de Damon así que él se giro y la pego a él, tomando su rostro entre las manos así podía dibujar su cara con los dedos…eso le fascinaba.

- Lo que paso en esta habitación… fue una noche maravillosa la que vivimos Elena y quiero que sepas que al traspasar la puerta no lo dejare aquí sino que lo llevare conmigo siempre ¿entiendes lo que digo? – sus ojos estaban abiertos y se movían inquietos.

-Yo no lo olvidare nunca Damon porque te amo y nada de lo que hagamos juntos saldrá de mi memoria y menos de mi corazón – puso sus manos sobre las suyas sintiendo la calidez de las mismas.

-Te amo hermosa mía.

--------------------------------------------------------------

Muy temprano en las mañanas Elena salía de la casa con su bolso y comiéndose un pastelillo que Liz siempre le daba antes de irse.

Claro que antes de salir a trabajar se despedía como se debía de su novio quien la esperaba en su cama aun en pijama con sus manos cruzadas detrás de la cabeza y si sentía que tardaba aunque sea un poco tocaba el timbre dos veces en protesta.

Así eran los días que siguieron a su fin de semana en Chicago, estaban más unidos que nunca y había influido en el estado de ánimo de ambos, sobre todo en el de Elena que por primera vez había experimentado lo que era la intimidad con un hombre, y no cualquier hombre, algo que la inquisidora numero uno de Mystic Falls no pasaría por alto.

-Hola Caroline, te ves bien en ese vestido – dijo Elena al encontrase con su amiga en el restaurante de siempre a la hora del almuerzo.

-¿Te gusta? Lo compre el sábado, tuve que ir sola porque tú eres una ingrata y me dejaste todo el fin de semana

-No estabas sola Caroline, pudiste decirle a Tyler, él nunca se niega a salir contigo

-¿Qué sabe Tyler de eso? Para ese cavernícola ir de compras significa comprar repuestos para ese coche de cuarta que tiene

-Por cierto, conocí a un Lockwood en Chicago el sábado, se llama Mason y según me dijo él y Tyler son primos

-¿Fuiste a Chicago y no me llevaste? Por Dios Elena ¿Qué demonios te está pasando?

-Olvide decirte que acompañaría a Damon a su constructora en Chicago, lo siento en verdad, entre el hospital y…

-¿Y qué? – Caroline era una experta en expresión corporal y sabía cuando alguien estaba nervioso y cuando mentía, Elena en ese momento estaba inquieta – ¿Paso algo allá?

-¿De qué hablas?

-Estuviste todo el fin de semana con el bombón de Damon Salvatore ¿y me preguntas de que hablo? Elena Gilbert te ordeno que me digas que paso

-Solo te diré una cosa Caroline – dijo sin evitar suspirar – las cosas entre Damon y yo van muy bien

-¡Dios mío! ¿Y no me habías contado nada? ¿Dejo a la barbie amargada? ¡Esto es tan emocionante! ¡Cuéntamelo todo, necesito detalles!

Ahora podía contarle todo a Caroline, ya no había nada que impidiera que la gente supiera que su corazón estaba ocupado, su cara lo decía todo…estaba más que enamorada.


Damon por su parte no dejaba de sorprender a todos en casa, era accesible de cualquier manera, claro que no olvidaba el asunto en la constructora, en un principio no había querido decirle nada a Giuseppe pero se dio cuenta que era necesario e importante que él estuviera al tanto y como el abogado que era sabría darle consejos de cómo actuar en esa situación.

Giuseppe se escandalizo al saber los detalles del posible desfalco y mas al saber que alguien tan cercano a su hijo tuviera el atrevimiento de hacerlo, el que fuera su más fiel colaborador ahora era un sospechoso estafador.

Anna se había comunicado con Damon en medio de semana y le había informado a detalle lo que había averiguado, dándose cuenta que en su ausencia su constructora había quedado en manos de un delincuente.

Klaus nunca se comunico con los proveedores habituales, adquiriendo materiales a muy bajo costo y por consiguiente de mala calidad quedándose con los cinco millones de diferencia de lo presupuestado.

Se dio cuenta que Henry, el ingeniero a cargo, había sido despedido por cuestionar las acciones de Klaus y mantenerse firme al presupuesto y plan inicial.

Así que Giuseppe se comunico con algunos colegas en Chicago para consultas y la manera de cómo proceder ante eso.


Elena llegaba del hospital cuando escucho la voz alterada de Damon y se alarmo porque conocía ese tono, era el de “estoy encabronado” se asomo al despacho que estaba con la puerta abierta y pidió permiso para entrar.

-¿Puedo pasar?

Damon giro la cabeza al escuchar su voz y se calmo, su tranquilidad había llegado, estrecho su brazo invitándola a acercarse a él.

-¿Qué esta pasando? ¿Por qué tienen esas caras? – pregunto tomando su mano entre la suya

-Mi padre habla con un colega suyo en Chicago, voy a proceder contra Klaus Mikaelson, el maldito me robo

-¿Qué?


Así era y estaba confirmado, Klaus había malversado fondos de la constructora a diferentes cuentas dentro y fuera del país pero debido al papeleo que debía de hacerse y a la investigación por parte del departamento federal de la policía en el caso del desfalco a Salvatore Inc. todavía no podían hacer ningún movimiento, no querían poner sobre aviso a Klaus, la idea era hacerle creer que todo estaba en orden.

Damon recibió el apoyo de Giuseppe, en su estado no había podido liar con la situación, su padre era un excelente abogado y sabia que mientras él estuviera con él nadie podría aprovecharse de su estado y engañarlo como lo había hecho Klaus.

¿Y qué decir de Elena? En todo momento era su apoyo, en los ratos en los que estaba por perder los estribos ella llegaba y con una sola palabra lograba lo que otros no podían hacer, lo calmaba.

Y tenía que estarlo si quería que todo saliera bien.


Durante esos días Rebecah quiso comunicarse con Damon, pero Liz y Maggie tenían órdenes de no pasar ninguna llamada de “esa señorita” como le decían ahora.

Damon no quería saber nada de ella y mas con eso de que su hermano era un delincuente, pero temía que con lo impulsiva que era se apareciera en Mystic Falls es más le parecía extraño que no llegara a hacerle una escena. Vaya hermanitos que eran los Mikaelson.

 Estaba considerando la idea de poner a dos hombres de dos metros de altura a cada lado de la puerta de la casa para que al nomas ella pisara la entrada la tomaran cada uno por los brazos y la mandaran por donde llego mientras pataleaba e ilustraba a los vecinos con su repertorio de groserías, claro que todo eso estaba nada mas en su cabeza…pero le resultaba divertido imaginarlo.

Un lunes por la mañana temprano Damon estaba con Alaric en el Bakery tomando un café cuando recibió la llamada del abogado Torres, el colega de Giuseppe, que había tomado su caso.

-Señor Torres ¿Cómo esta? Dígame que tiene buenas noticias por favor, esta incertidumbre me va a volver loco

-Tranquilo Damon, la investigación termino y todo está listo para proceder contra Mikaelson, la fiscal ya firmo la orden de arresto

Damon se llevo una mano a la cabeza, estaba hecho.

-Ok… ¿Y cuándo será eso?

-Por eso te llamo, será esta misma tarde, no es necesario que estés ahí si no quieres

-Es mi empresa y debo estar allí solo digame la hora.

-A las dos en punto.

-Ok ahí estaré y gracias por todo señor Torres, mi padre tenía razón sobre usted, hablaremos de sus honorarios cuando esto termine.

-No hay problema Damon, hasta luego.

Alaric cerró la carpeta con exámenes que tenia sobre la mesa y se recostó en su silla.

-Buenas noticias por lo que escuche ¿Por fin le caerán a Klaus?

-Esta misma tarde – se quedo pensativo unos segundos y luego continuo - ¿Qué harás tipo dos de la tarde?

-Nada ¿Por qué?

-Porque me acompañaras a Chicago.


Antes de irse a la ciudad Damon paso a despedirse de Elena quien dormía profundamente después de llegar del hospital de un turno de casi veinticuatro horas, no quería despertarla porque sabía lo cansada que estaba así que la dejo dormir, busco su cabeza y la beso en la frente.

-Volveré pronto amor – susurro antes de salir de la habitación.

Alaric lo esperaba en la entrada de la casa y de ahí lo guio hasta la camioneta que los llevaría a la ciudad.

-¿Por qué no trajiste a Elena? Nunca te separas de ella – pregunto Alaric

-No quiero exponerla a una situación tan penosa y desagradable como esa

Alaric asintió dándole la razón a su amigo.


Klaus estaba tranquilo hablando por teléfono y viendo hacia afuera por la ventana, tranquilidad que le duraría solo unos segundos más cuando irrumpieron en su oficina, se giro rápidamente y cerró su celular.

-¿Quién demonios son ustedes y que hacen en mi oficina? – pregunto al ver al fiscal y al detective a cargo de la investigación

-Somos de la fiscalía ¿Es usted Klaus Mikaelson? – dijo el detective mostrando su placa de oficial.

-Si… – contesto nervioso - ¿En qué puedo ayudarles?

El detective llamo con señas a los dos policías que aguardaban afuera de la oficina, estos entraron y se acercaron a Klaus

-Señor Mikaelson queda arrestado por el delito de estafa y falsificación de documentos en perjuicio de Salvatore Inc. puede permanecer en silencio ya que todo lo que diga a partir de este momento puede ser utilizado en su contra…

-¿Qué? No…esto es un error – los policías lo esposaron con las manos hacia atrás y lo llevaron a la salida – no sé de que están hablando.

-Tiene derecho a un abogado – continuo el detective – si no tiene uno el estado se lo proporcionara.

Los demás empleados entre ellos Anna y Mason miraban asombrados la escena, Anna sabia que en cualquier momento pasaría pero igual no dejaba de asombrarle como la persona que había sido su superior y que aparentaba rectitud era sacado como un ladrón de la oficina.

En la recepción Alaric y Damon esperaban junto al abogado Torres el momento en que salieran, en cuanto Klaus miro a Damon de pie y con las manos metidas en los bolsillos de su chaqueta se inquieto.

-Ahí viene – murmuro Alaric cruzándose de brazos

-¡Yo no lo hice Damon! – exclamo Klaus

-Claro que lo hiciste, eres un maldito ladrón Klaus, lo peor de todo es que creíste que por estar ciego no me daría cuenta de tus jugarretas

-¡Esto tiene una explicación! Lo juro

-Sí, una cuenta en Suiza tiene una explicación – contesto Damon sarcásticamente -  ¡Púdrete Mikaelson!

-¡Suéltenme no quiero ir preso!

Esto fue lo último que se le escucho decir a Klaus antes de que el elevador se cerrara.

Los empleados estaban escandalizados y no daban crédito a lo que habían visto, era un escena bastante penosa.

Damon entro a la oficina acompañado de Alaric y todos se le quedaron viendo esperando una explicación o algo que les dijera que era lo que había pasado.

-Se que todos están inquietos y preguntándose qué fue lo que paso pero lo único que puedo decirles es que por motivos legales el ingeniero Mikaelson no labora mas en esta empresa – se escucho un murmullo entre ellos – así que en mi ausencia se entenderán con el arquitecto Mason Lockwood y con Henry quien mañana estará de vuelta en su puesto de trabajo y en cualquier caso con Anna, eso es todo así que vuelvan a su trabajo gracias.

Todo pasó muy rápido y fue mejor así para Damon ya que estaba desgastado mentalmente de solo pensar que su empresa estaba en juego, pero ya todo iba por buen rumbo y podría dormir tranquilo sin ese peso que cargaba desde que se entero de todo.

-Gracias por acompañarme – dijo Damon bajando de la camioneta

-De nada viejo, fue interesante ver un arresto en vivo y a todo color, me sentí como en un episodio de “Cops” – dijo sonriendo – ya sabes que cuentas conmigo para lo que sea, como en los viejos tiempos Damon

-Lo sé Ric y te lo agradezco, bien no te retengo mas Jenna debe estar esperandote y no quiero que después me reclame de que estoy mal acostumbrándote a la calle, Luca te llevara hasta tu casa.

-Gracias, veo que a ti también te están esperando – dijo Alaric al ver que Elena abría la puerta y caminaba hacia ellos – hasta luego – dijo cerrando la puerta de la camioneta.

Damon espero paciente el tacto de Elena quien lo tomo del brazo para llevarlo hasta la casa.

-Llegas tarde amor – le dijo dándole un beso en la mejilla – estaba esperándote.

-Lo sé, y te contare todo.

---------------------------------------------------------------

Desde que la policía había sacado a Klaus de la constructora Rebecah dejo de llamar y de buscar a Damon,  parecía que se la había tragado la tierra, no es que se le extrañara, al contrario, todo era tranquilidad en la casa.

Elena caminaba tranquilamente hacia la casa después de una jornada más de trabajo cuando el ronroneo del motor de un coche la puso en alerta, el coche aminoro la marcha para seguirle el paso, ella volteo y miro de quien se trataba.

-Stefan – dijo poniendo los ojos en blanco y sin detenerse

-Un “Hola ¿Cómo estás?” hubiera sido perfecto ¿Quieres que te lleve a casa?

-No gracias, me gusta caminar – sus respuestas eran cortas y secas, no tenía la mas mínima gana de hablar con él.

-Necesito que hablemos Elena, siento que lo nuestro aun puede salvarse

-¿Lo nuestro? – Sonrió con burla – Stefan, tu y yo no somos nada, ya supéralo ¿sí?

-¿Por qué me hablas de esa forma? – pregunto él frunciendo el ceño

-Mira Stefan si te hablo es porque no quiero ser grosera pero créeme que no deseo gastar saliva diciéndote que no quiero nada contigo, nunca hubo ni abra nada entre nosotros ¿entiendes?

-¿Sales con alguien? – lo que Elena le había dicho le entro por un oído y le salió por el otro, típico egocéntrico.

-¿Sabes que si? – se detuvo y se quedo de pie frente a la ventana del coche - Y no tienes idea de lo feliz que me hace que por fin alguien que si valga la pena haya llegado a mi vida y con el que puedo ser yo misma.

-¿Quién es? – pregunto en tono serio

-Damon Salvatore – contesto ella sin pensarlo.

Stefan se puso pálido y la expresión de arrogancia que traía se partió en pedazos en el momento que escucho el nombre del dueño del corazón de Elena.

-Veo que te sorprende – continúo ella – pero es la verdad, por primera vez en mi vida me siento viva, él me ha dado lo que tú nunca pudiste y que yo tenía que mendigarte, atención, y de amor mejor no hablemos porque nunca lo hubo, que estés bien Stefan.

Siguió caminando sin voltear ni una vez hacia atrás, escucho el rechinar de las llantas del coche de Stefan y paso a su lado como un rayo. Por fin le había dicho sus verdades a Stefan, estaba cansada de sus aires de grandeza y de que se pasara de listo con ella, ver su encolerizado rostro fue algo que no tenía precio. Ella tenía a alguien y ese alguien la esperaba en casa.

La noche comenzaba a caer sobre Mystic Falls, los primeros faroles de la calle empezaban a encenderse y los niños que jugaban fuera de casa entraban a sus respectivas hogares, Elena apresuro el paso llegando en pocos minutos a la casa, de repente le había entrado la necesidad de ver a Damon, de besarlo y de tocarlo.

En cuanto estuvo dentro de la casa se dirigió al cuarto de Damon, desde el pasillo se escuchaba música que provenía de su habitación y reconoció la canción “If you can’t say no” de Lenny Kravitz, Damon estaba escuchando el mp3 que ella había dejado en su mesa de noche hace unos días, abrió la puerta y se encontró con un Damon sentado en el sillón, jugaba con una bola de hilo de lana de esos que ella utilizaba para tejer bufandas y se pregunto de dónde diablos la había sacado, pero eso no importaba en ese momento…lo deseaba y lo quería ya.

Por el volumen de la música Damon no supo que Elena había entrado hasta que sintió que agarraban su mano y lo halaban para que se levantara del sillón.

-¿Elena? – Pregunto curioso, en respuesta ella beso sus labios con urgencia haciendo que él entrara en calor – no te sentí llegar cariño

Ella metió su mano dentro de su camisa subiendo por su abdomen hasta el pecho sin dejar de besarlo.

-Elena… - dijo Damon separándose un poco de ella tomando su rostro en las manos - ¿Qué pasa? no es que me este quejando pero…

-No hay nadie más que tu y yo en esta habitación…tú fuiste el primero, eres mi sueño y eres mi todo – dijo ella entre su boca entreabierta – y te necesito ahora.

Damon cerró los ojos y ahogo un gemido al sentir como una mano de Elena se deslizaba bajando por su abdomen hasta el borde de su cinturón.

-Por favor – susurro ella.

-No tienes que pedirlo Elena…soy tuyo cuando quieras.

Damon clavo sus manos en su cintura para retenerla contra él, se adentro en su cuello y mientras la besaba le susurraba al oído.

-Hacerte el amor es fascínante

Sin importar quién o quienes estuvieran en la casa, Damon y Elena no podían reprimir el deseo que sentían, eran como imanes que se atraían poderosamente desde largas distancias, nada detendría el avance de su relación, los obstáculos habían sido removidos, no tenían cargas y los problemas se resolvían sin problema haciendo su día a día más fácil.

 Y pronto…pero muy pronto sucedería algo que cambiaria sus vidas.


“Todo toma forma entre tú y yo...realmente no concibo una vida sin ti, eres la luz en medio de mi oscuridad, parece loco pero comienzo a  pensar en un futuro contigo… ¿Me aceptas como soy? Porque aun sin mirarte te quiero conmigo hasta el fin”


Damon Salvatore.


Continuará...


LA HISTORIA VA LLEGANDO A SU FINAL...¡¡NO TE LO PIERDAS!!


TODOS LOS LUNES...UN NUEVO CAPÍTULO.


trucos blogger

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...