http://i.imgur.com/i4xJj.png

Bienvenid@s

Hola, Bienvenid@s a "El Rincón Encantado de Anabella".
Soy Anabella, y quiero presentaros mi Nuevo Blog dedicado a mi pasión por los "Seres Sobrenaturales", en especial " Los Vampiros" y las "Hadas", (entre otros muchos personajes) , espero que lo encontreis interesante y me visiteis con mucha frecuencia.
Muchas Gracias por visitar mi Nuevo Blog.

Botones

Pagina PrincipalMi PresentaciónImágenesCine y TV.Galerias Libros Juegos Juegos

MARQUESINA

Holaaa!!..Bienvenid@s a "El Rincón Encantado de Anabella"... Muy pronto, podréis disfrutar de nuevas entradas con imágenes de Hadas. Góticas. Y Fantasía. Gracias!!.

lunes, 8 de julio de 2013

*Siempre es de Noche* (capítulo 7)

Hola a tod@s!!, aqui os dejo el capítulo Nº 7 del Fic de *NinaNina*


Espero que os guste, porque es una historia...
 Simplemente Preciosa!!!


*Siempre es de Noche*


CAPITULO 7: Visita inoportuna

-Damon  - dijo Elena separándose de él para tomar aire, el agua le escurría por la cara – vámonos – le tomo del brazo y siguieron caminando por el sendero, pero Damon la detuvo halándola del brazo y pegándola hacia él para besarla de nuevo.

Elena se entrego de nuevo a sus besos, le era imposible resistirse a tan exquisito y tan prohibido placer. Damon abrió los ojos y tomo su cara con ambas manos pasando sus pulgares por sus mejillas.

-Ahora si podemos irnos – le dijo con su boca entreabierta, la tomo del brazo y siguieron su camino sin detenerse.

Llegaron y rápidamente entraron al auto, el agua que salía de sus ropas se deslizaba por el cuero de los asientos y caía sobre la alfombra.

Los dos tenían la cabeza fija hacia al frente, Elena no podía ni voltear a verlo, se sentía tan avergonzada por haberse dejado llevar “está comprometido Elena, se va a casar” se dijo a sí misma.

-Lo siento - dijo Damon con el ceño fruncido y sin voltear a verla – no debí besarte
Damon cayó en cuenta que estaba comprometido, tenía una novia y se llamaba Rebecah, que por cierto llegaría esa semana a Mystic Falls, y que besar a Elena había pasado los límites de su compromiso.

Pero ella le correspondió, espero una cachetada, un empujón e incluso una patada en la entrepierna, pero no fue así.

Un detalle más se sumaba a las cosas que conocía de Elena…1. Su nombre 2. Su voz 3. Su olor y ahora su sabor.

 Después de darle vueltas al asunto se quedo con una tan sola cosa, ella le había correspondido.

-No volverá a suceder – contesto ella poniendo en marcha el auto – no volverá a suceder – repitió, lo miro de reojo y vio que sostenía su cabeza en el brazo que tenia apoyado en la puerta, lo noto pensativo así que no dijo mas, seguramente pensaba en su novia y se sentía culpable por todo aquello.

En todo el camino no pronunciaron palabra, solo se escuchaba la lluvia caer sobre auto y alguno que otro trueno, los dos estaban sumidos en sus pensamientos.

“¿En que estabas pensando?” - Elena desviaba su mirada hacia él de vez en cuando - Pensara que eres una zorra…no debió disculparse ¿No fue él quien dijo eso de disculparse cuando haces sentir mal a alguien? Yo no me sentí mal…es decir...! Uh! Basta Elena!”

“¿Qué haces Damon? Es una gran chica…la mejor en realidad ¿Y haces esto? - Damon mantenía la cabeza fija hacia el frente, tenía las manos sobre sus piernas y no dejaba de mover sus dedos.

“Doy gracias de que no pueda verme, moriría de vergüenza ¡Por Dios! No puedo creer que haya pensado eso, estar ciego es una tragedia para él… - se llevo sus dedos a su boca recordando los besos -  sus labios son tan…! Elena reacciona!

“¿Qué hay de Rebecah? Vendrá aquí esta semana, por lo menos no voy a verla, si lo pienso bien no ver es una ventaja en este caso… los labios de Elena, suaves, dulces…deliciosos – sacudió su cabeza levemente, ella no se dio cuenta.

“Acabo de terminar con Stefan y ya beso a otro ¡Y comprometido! Estoy tan perdida!”

“Tengo novia, esto no puede confundirme más”

“Pero me gusto ¿Eso es malo? Si…está muy mal, pero fue él quien me beso a mi”

“Me atreví a besarla y me encanto, lo interesante es que ella me correspondió”

“¿Y que si sucede de nuevo? Pasamos mucho tiempo juntos y yo soy débil cuando estoy con él”

“Si estoy de nuevo a solas con ella estoy seguro de que no resistiré…ya probé sus labios y voy a querer besarla de nuevo”

“! No Elena! definitivamente no pasara otra vez”

“Haz las cosas bien Damon, lo mejor es que no vuelva a pasar”

El trayecto les pareció eterno, aparte de que Elena condujo con cuidado ya que la calle estaba lisa, el silencio dentro del coche hacia peor la espera en llegar a la casa.

La lluvia ceso cuando se estacionaron frente a la casa, Elena salió primero, Damon abrió la puerta y se encontró con la mano de Elena quien lo llevo hasta la entrada de la casa.

-Creo que esta vez tocare el timbre – dijo Elena – no quiero que nos congelemos aquí afuera mientras busco las llaves en mi bolso.

-Como quieras – contesto él mientras se apartaba el pelo de la frente
Después del primer timbrazo la puerta se abrió.

-¡Por Dios criaturas! – Exclamo Liz - ¿Dónde se han metido? – Liz se aparto, dejo que pasaran y luego cerró la puerta.

“A la boca del lobo” pensó Elena

-La lluvia nos sorprendió en el parque – dijo Damon – nos dimos tremendo chapuzón ¿No Elena?

-Si…no parecía que iba a llover – Eran las primeras palabras que cruzaban antes del incomodo y eterno silencio en el coche.

-Deben quitarse esa ropa mojada, darse una ducha caliente y abrigarse, acabo de hacer chocolate les serviré un poco después.

-Sí, gracias Liz yo voy a mi habitación  - dijo Elena viendo de reojo a Damon quien tenía los ojos fijos en ella ¿Porque en momentos así sentía que de verdad la miraba? “Quizás es mi conciencia” pensó, caminó por el pasillo dejando un rastro de agua a su paso, Damon solo escucho el golpe de la puerta al cerrarse.

-Ven Damon, te ayudare a sacarte esa ropa mojada antes de que te enfermes – le dijo tomándole del brazo - ¿O quieres pasar otra semana en cama?

-Claro que no – alzo una ceja como si se le hubiera ocurrido algo – vamos dame un abrazo – y en movimiento rápido halo a Liz y la abrazo fuerte empapando su ropa

-¡Damon! – exclamo Liz tratando se zafarse, pero él no la soltaba - ¡Eres un grosero lo sabes eh! Me estas empapando toda – comenzó a reír y Damon la soltó.

-¿Qué te paso a ti? – pregunto Liz viendo lo mojado que él había dejado su ropa

-¿Qué quieres decir? – ambos comenzaron a avanzar por el pasillo

-Tengo que decir que tu carácter ha dado un giro de 180 grados y me gusta lo que veo, tu expresión gruñona desapareció y ahora hasta bromeas

-¿Interesante no? – dijo levantando una ceja

-Sea lo que sea no dejes de hacerlo – dijo Liz – quiero que ese Damon se quede con nosotros por un largo tiempo.

-----------------------------------------------------------------------

Elena termino de secarse su cabello con la toalla y cuando termino se quedo ida viéndose al espejo, todavía no podía creer lo que había pasado en el parque, se molesto consigo misma por ser tan débil.

Se puso su sudadera negra y salió al comedor, sintió un cosquilleo en el estomago cuando lo vio sentado tomando tranquilamente el chocolate caliente que Liz había preparado ¿Acaso no se sentía mal por el beso? ¿Tan poco le importaba su novia para sentirse mal por ella?

-Elena linda, aquí esta tu chocolate – dijo Liz poniendo la taza frente a ella – tómalo mientras esté caliente.

-Gracias Liz – Elena vio como Liz se retiraba y sintió pánico - ¿No te quedas con nosotros?

Damon hizo una mueca torcida con sus labios y frunció el ceño, era evidente que Elena no quería quedarse a solas con él.

-No – contesto Liz – de hecho voy de salida, Giuseppe me está esperando donde Carol Lockwood para lo de la inauguración del salón de eventos del pueblo y ya voy tarde

-Que te vaya bien – dijo Damon con la cabeza fija hacia enfrente.

Liz se retiro dejándolos solos en el comedor, hubo unos segundos de silencio, hasta que Damon lo rompio.

-¿Rico chocolate eh?

-Este…si, Liz lo sabe preparar muy bien – dijo ella un poco tranquila al ver que el tema del beso era ya caso cerrado y no se hablaría de ello.

-¿Cuándo es eso de la inauguración? Mi padre se la pasa metido en casa de los Lockwood todo el día.

-Es este viernes, todo el pueblo lo está comentando, se espera que vaya mucha gente, ya era necesario un salón de esos por aquí, es inmenso deberías verlo – Elena se dio cuenta de sus palabras y se disculpo enseguida – Lo siento Damon
-Tranquila no pasa nada – sonrió de lado, ya estaba acostumbrándose a la realidad en que estaba.

-Giuseppe está muy comprometido con las actividades del pueblo, por eso la gente le tiene mucho aprecio, está emocionado con la inauguración.

-¿Tu iras? – pregunto buscando su voz

-Sí, me comprometí en ayudar con lo que sea necesario además Caroline me mataría si no voy – puso los ojos en blanco y se llevo la taza de chocolate a la boca.

-¿Caroline es la hija de Liz cierto?

-Sí, la misma, debes de conocerla es todo un caso

-La inauguración del viernes es buena ocasión para conocer gente, tus amigos por ejemplo

-¿Quieres ir al evento?  - pregunto sorprendida de que quisiera compartir con la gente del pueblo

-Si ¿Por qué no? Me has enviciado a salir de la casa así que iré.

-Ok – Elena se le quedo mirando, Damon la sorprendía mas cada día que pasaba, el amargado e insoportable personaje que había llegado hace más de tres semanas se había ido.

Se levantaron de la mesa y cada quien regreso a su cuarto, los dos con la excusa de tener sueño y querer descansar un rato.

Elena se tiro en su cama y se cubrió la cara con la almohada, tantas cosas habían pasado en las últimas semanas que no sabía por dónde comenzar. Así era ella, lo analizaba todo pero en este caso tenía una maraña en la cabeza que no la dejaba pensar lucidamente.

Tener a Damon al otro lado de la pared no ayudaba en nada, moría por saber que estaba haciendo y que cosas pasaban por su mente. Él pensando en ella era poco probable, ese beso en el parque fue producto del momento y nada más, el bosque, la lluvia y…”las ganas” pensó, fue un lapsus, si, fue un lapsus.

Así que dejaría de hacerse películas en su cabeza y tomaría el control de su vida, todavía le quedaba una semana de vacaciones y a la siguiente retomaría su trabajo en el hospital y en parte era bueno, así no pasaría tanto tiempo en casa y se olvidaría de esas ideas acerca de Damon.

Pero ¿Eran solamente ideas o en verdad sentía algo más profundo por él? Eso la asustaba

“No quieras algo que no puedes tener” eran las palabras que su madre una vez le había dicho, y ella no podía tener a Damon.

---------------------------------------------------------------------

Al día siguiente Elena se despertó después de las diez, se había pasado la noche pensando en Damon y se durmió pasadas las tres de la mañana.

Se levanto y se metió al baño, una ducha de agua fría le caería bien para terminar de despertarse. Conecto el mp3 a su grabadora y puso su playlist, la música la relajaba en momentos de confusión como ese.

“Here without you” sonó de primero, luego le siguió “Bleeding Love” y después “More than a feeling” Pero esas canciones en vez de relajarla la hacían pensar más.

Salió de la ducha y se encontró con que no habían toallas, busco dentro de los gaveteros del mueble de baño pero no vio ninguna, seguramente en su closet habían mas.

Decidió salir así nomas, total y era su cuarto, apago la grabadora y abrió la puerta.

-Lindas canciones – dijo una voz ronca – No sabía que te gustaba Boston.

-¡Oh por Dios Damon! – Grito Elena muerta de la vergüenza y roja como un tomate tratando de cubrir su desnudez con sus manos - ¿Qué demonios haces?

-Son más de las diez, me preocupe que no salías del cuarto y quería saber qué pasaba  - dijo muy quitado de la pena y apoyado en el librero junto a la puerta.

-¿No tocas? – pregunto con voz nerviosa y buscando algo con que cubrirse, estaba consciente de que él no podía verla por la forma en que movía sus ojos pero aun así era demasiado incomodo estar totalmente desnuda en su presencia.

-No tienes derecho a reclamar sabes, tu entras a mi habitación cuando se te antoja y ni siquiera llamas a la puerta así que te estoy pagando con la misma moneda.
  
-Lindo detalle Damon – Elena seguía buscando las dichosas toallas pero no las encontró “¿Es en serio?” pensó ¿Las toallas también? Maldición”

-Espera un momento… ¿Acaso estas desnuda? – pregunto con burla y levantando su ceja, no tenía ni idea de que en realidad era así.

-¡No! – Exclamo ella, cubriéndose con el edredón de su cama – es solo que me asustaste, es todo – estaba más tranquila ahora que estaba totalmente cubierta.

-Ok – se encogió de hombros y camino a tientas hasta encontrarse con el borde de la cama – necesito hablar contigo

-¿Puede ser mas tarde? Me gustaría cambiarme

-¿Entonces si estas desnuda? – pregunto con una sonrisa torcida en los labios, él seguía bromeando con eso sin saber que era verdad

-¡Damon basta! – exclamo Elena sonrojándose al máximo.

-Ok…ok – dijo alzando sus dos manos en señal de rendición – hablamos luego, no te preocupes yo encontrare la salida.

Damon camino despacio hasta tocar la puerta, la abrió y salió.

Poco a poco el color de las mejillas de Elena volvió a su tono natural, se sentó en la cama, cerró los ojos y sin poderlo evitar sonrió ¿Quién iba decir que su día comenzaría de esa manera?


Damon estaba en la sala con sus brazos cruzados por detrás de su cabeza, tenía los ojos abiertos sumidos en la total oscuridad. Se preguntaba hasta cuando estaría así, los médicos decían que había que esperar ¿Y que si no pasaba nada? ¿Y si sus ojos no vieran la luz de nuevo? Tenía una constructora que dirigir… pero ciego ¿Cómo diablos lo iba hacer?

Tenía que ir a Chicago y hacer presencia cuanto antes.

Sin que pudiera sentirla, Maggie le toco el hombro.

-Damon tienes una llamada – dijo la joven tapando la bocina del teléfono con su mano.

-¿Quién es? – pregunto susurrando

-Es la señorita Rebecah – Maggie también susurro, si él lo hacía pues por algo era.

-Dile que salí…o mejor dile que estoy en el despacho con mi padre
Maggie lo miro extrañada ¿Por qué razón no quería hablar con su novia? Pero una orden era una orden, se llevo el auricular al oído y le contesto.

-Señorita, el joven no puede atenderla en este momento, se encuentra con el señor Giuseppe en su despacho y pidieron no ser molestados ¿Desea que le dé un mensaje de su…? – Maggie no pudo terminar de preguntar.

-¿Qué paso? ¿Qué te dijo?

-Me colgó – contesto ella encogiendo los hombros.

-Típico – susurro él – bien, gracias Maggie.

Así era Rebecah, cuando las cosas no salían como ella quería se enojaba y se llevaba consigo a quien tuviera enfrente, estaba seguro que se había molestado al no poder hablar con él.

-¿Maggie puedes acercarme al pasillo por favor? – dijo mientras se ponía de pie

-Claro

 La joven lo guio hasta donde él ya estaba familiarizado y después se retiro.

Damon camino arrastrando su mano por la pared y llego a la primera puerta que era el baño de visitas, siguió caminado tocando uno de los cuadros colgados en la pared, llego a su puerta y se quedo un momento sosteniendo la perilla ¿En verdad quería entrar a su cuarto? ¿O quería entrar en la habitación vecina? No lo pensó demasiado y dio unos pasos más hasta que estuvo frente a la puerta de Elena y dio dos golpes.
-Pase – contesto ella desde adentro.

Damon abrió la puerta y de inmediato sintió su perfume entrar por su nariz, era exquisito y embriagador.

Elena estaba de pie haciéndose una coleta alta con su largo cabello, vestía una camiseta gris ceñida al cuerpo y unos mini shorts de mezclilla

-Hey – dijo Elena en cuanto lo vio – se asusto un poco de la expresión que traía en la cara, sus ojos estaban muy abiertos y vio que tenía sus manos cerradas en un puño.
Se acerco a él despacio y con el corazón latiéndole a mil, nunca lo había visto así y le asustaba lo que pudiera pasar. Se detuvo frente a él y le tomo del hombro.

-¿Todo está bien? – pregunto tratando de leer su expresión, Damon sintió su proximidad y apretó la mandíbula, busco su cara y la tomo con ambas manos.

-No, nada está bien – contesto

 Y sin que pudiera darle tiempo de reaccionar la atrajo hacia él besándola con necesidad, Elena quiso apartarse pero era inútil ¿Para qué molestarse? Enredo sus dedos en su pelo acercándolo más a ella, Damon la rodeo con sus manos por su cintura haciendo presión en ella.

-Te necesito Elena – susurro Damon besándola despacio

-Esto no está bien – Dijo Elena – no debemos…

El timbre de la casa los hiso separarse, los dos tenían la respiración agitada e incluso Damon tenía el pelo despeinado y las mejillas sonrosadas. El timbre sonaba insistentemente y Elena aprovecho el momento para salir del ambiente intenso de su habitación.

-Iré a ver quién es – dijo nerviosa dejándolo de pie en medio del cuarto

En el trayecto acomodo su pelo y trataba de controlar el temblor en sus manos ¿Qué haces Elena? Se preguntaba una y otra vez ¿Por qué eres tan débil? ¿Y donde están todos cuando se les necesita? Se pregunto por la ausencia de todos permitiéndole estar a solas con Damon…eso era tan peligroso.

Se pasó por última vez sus manos por su cara y abrió la puerta.

-¿En qué puedo ayudarle? – pregunto al ver a la joven de pie frente a ella quien la miro despectivamente de pies a cabeza.

-¿Y tu quien eres? – pregunto la joven

-Soy Elena ¿Buscas a alguien? – era una rubia espectacular con porte de modelo de revista y ropa de diseñador, demasiado para un pueblo como Mystic Falls.

-Mis maletas están en la camioneta – dijo entrando y golpeando levemente a Elena a su paso – y por favor ten cuidado con mi maleta de mano, mis cosméticos son muy caros.

Elena la miro extrañada de su altanería, Luca la vio desde la camioneta en la que estaba apoyado y se encogió de hombros al ver su expresión.

¿Quién se creía esa rubia que era para entrar así?

-Lo siento ¿Quién eres? – pregunto Elena sin soltar la perilla de la puerta

-Soy Rebecah Mikaelson, la prometida de Damon Salvatore.



Continuará...

TODOS LOS LUNES...UN NUEVO CAPÍTULO.


trucos blogger

3 comentarios:

  1. Buenoooo! Siguen las intrigas!!!!
    Me hace una gracia

    ResponderEliminar
  2. que uno de los personajes se llame como yo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amiga!! que gusto verte por aquí!..te debo un mail, ya te explicaré el porqué no te he podido responder antes, espero poder hacerlo muy pronto.
      me alegra que te guste la historia,...jajaja...el personaje se llama igual que tú..porque son los personajes de la serie de Vampiros "The Vampire Diaries"..y mi amiga utiliza los nombres de los personajes para sus historias,...están muy interesantes, a mí me encanta como escribe..nos encanta esa serie, me alegro que a tí también te guste, la ves interesante...pues falta lo mejor!.. ya lo irás leyendo, es preciosa. Gracias por dejar tu comentario.
      Besos guapa!
      Anabella

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...