http://i.imgur.com/i4xJj.png

Bienvenid@s

Hola, Bienvenid@s a "El Rincón Encantado de Anabella".
Soy Anabella, y quiero presentaros mi Nuevo Blog dedicado a mi pasión por los "Seres Sobrenaturales", en especial " Los Vampiros" y las "Hadas", (entre otros muchos personajes) , espero que lo encontreis interesante y me visiteis con mucha frecuencia.
Muchas Gracias por visitar mi Nuevo Blog.

Botones

Pagina PrincipalMi PresentaciónImágenesCine y TV.Galerias Libros Juegos Juegos

MARQUESINA

Holaaa!!..Bienvenid@s a "El Rincón Encantado de Anabella"... Muy pronto, podréis disfrutar de nuevas entradas con imágenes de Hadas. Góticas. Y Fantasía. Gracias!!.

lunes, 27 de mayo de 2013

*Siempre es de Noche* (capítulo 1)


Hola a tod@s!!, aqui os dejo el primer capítulo del Fic de *Nina Nina*


Espero que os guste, porque es una historia...
 Simplemente Preciosa!!!


*Siempre es de Noche*

RESUMEN:

Damon Salvatore es un reconocido ingeniero de la construcción que lo tiene todo, dinero, lujos y una hermosa y reconocida prometida. Mientras vacacionaba en Hawái  sufre un accidente en su jet ski causándole graves heridas y daños aparentemente irreversibles.
Contra su voluntad regresa al pueblo que lo vio nacer, Mystic Falls, ahí tendrá que adaptarse a su nueva vida.
Damon Salvatore es un reconocido ingeniero de la construcción que lo tiene todo, dinero, lujos y una hermosa y reconocida prometida. Mientras vacacionaba en Hawái  sufre un accidente en su jet ski causándole graves heridas y daños aparentemente irreversibles.
Contra su voluntad regresa al pueblo que lo vio nacer, Mystic Falls, ahí tendrá que adaptarse a su nueva vida.
Por otro lado, Elena es una enérgica y alegre enfermera del hospital del pueblo, al morir sus padres ella y su hermano  quedaron bajo la custodia de Giuseppe Salvatore, padre de Damon, quien era el mejor amigo de los Gilbert. Allí, Elena tendrá que lidiar con el especial carácter del ingeniero Salvatore.

¿Podrán convivir sin llegar a enamorarse?

La pregunta esta en el aire…vamos a averiguarlo.


CAPITULO 1: La Llegada

Era una tarde fría y lluviosa del mes de octubre, grandes nubarrones negros cubrían el cielo de Mystic Falls, para cualquier habitante del pueblo era un excelente día para quedarse en casa y ver la televisión acompañado de una taza de chocolate caliente, pero no para Damon Salvatore.

Sentado en la parte de atrás de la camioneta que lo transportaba a la casa de su padre y con una expresión dura y fría en su rostro desde que abandono el hospital en Chicago, Damon se encontraba absorto en sus pensamientos que se enfocaban principalmente en su trabajo, había cedido temporalmente la gerencia de la constructora a su socio Klaus Mikaelson pero no estaba conforme con ello, estaba tan acostumbrado a manejar todo a su modo y saber que estaría lejos de lo que tanto esfuerzo le había costado levantar le irritaba, así como también le era  volver a Mystic Falls.

Sintió la mano de Rebekah, su prometida, en su pierna pero ni siquiera volvió la cabeza hacia ella, estaba ensimismado en sus pensamientos.

-Ya estamos aquí cariño, Luca ¿Podrías estacionarte lo más cerca posible de la entrada de la casa? No quiero que mi cabello se arruine con la lluvia – dijo Rebekah poniéndose su costoso bolso de diseñador al brazo y acomodándose su abrigo.

-Claro que si señorita – contesto Luca, el chofer de Damon.

-Oh, como odio la lluvia, es tan molesta.

-A ti todo te molesta – murmuro Damon, eran las primeras palabras que pronunciaba desde hacia unas horas.

-Vaya hasta que por fin dices algo, empezaba a preocuparme cariño, me alegra que tus primeras palabras sean para mí  - dijo Rebekah un tanto sarcástica.

Luca salió de la camioneta y se apresuro a abrir la puerta de atrás para así ayudar a su jefe a salir y hacerlo llegar hasta la casa. Rebekah abrió un paraguas y se cubrió ella y a su prometido. Con sumo cuidado lo llevaron hasta la entrada donde ya lo esperaba Giuseppe.

-Hijo, no sabes lo feliz que estoy de tenerte en casa de nuevo -  su enérgico abrazo hizo que Damon gimiera de dolor – oh, lo siento hijo, me emocione demasiado.

-Hola papá, no te preocupes, no eres el primero en ensañarte con mis costillas rotas – Rebekah torció los labios sintiéndose aludida

-Ok, siento mucho emocionarme al saber que mi novio saldría por fin del hospital

-Rebekah me alegra verte, estas hermosa como siempre

-Giuseppe el placer es mío y gracias por el cumplido

-Iré por su equipaje señor – dijo Luca dirigiéndose a Damon

-Gracias Luca.

-Vengan, vamos a tomar algo, el clima es genial para tomar un café.

-No tengo ganas – dijo Damon – llévame a mi habitación

-Está bien – contesto Giuseppe resignado a que su hijo no compartía su dicha de tenerlo de nuevo en casa después de quince años – es por aquí

Lo tomo del brazo y lo guio hasta la habitación que había acondicionado especialmente para él. La casa era muy grande, había ocho habitaciones en total, cinco arriba y tres en la planta baja, poseía una gran sala de estar donde Giuseppe recibía a sus amigos en épocas festivas, la navidad en casa de Salvatore era muy conocida y esperada en el pueblo.

Dado el estado actual de su hijo, hizo unos cambios en la habitación de la planta baja que daba al jardín, así estaría más cómodo.

-Espero que estés cómodo aquí hijo, Elizabeth - el ama de llaves de la casa  desde hace años -  se encargo de arreglar todo para que te sintieras a gusto.

-Estarás muy bien atendido aquí bebe – dijo Rebekah tocando la barbilla de Damon

-¿Cómo? ¿No te quedaras con nosotros? – Pregunto Giuseppe mientras sentaba a Damon en la cama – Pensé que te quedarías un tiempo mientras Damon…

-Oh me encantaría quedarme, en serio que sí, pero tengo un compromiso  con la gente de Donna Karan para el lanzamiento de su nueva línea de ropa en New York  y luego empezare una gira por la costa oeste, ya sabes, cosas de la moda – al decir lo último se le hincho el pecho de orgullo

-La vida de una modelo es ajetreada, lo entiendo – dijo Giuseppe

-No tienes idea, pero vendré pronto, no soy capaz de estar lejos de mi prometido.

-Oh ¿Ya tiene fecha?

-En realidad…

-No, no hay fecha – interrumpió Damon – ¿Acaso no ven como estoy? – Dijo molesto – ¿No lo ven?

Giuseppe bajo la cabeza, apenado por su indiscreción, no era el mejor momento para hablar de boda.

-Los dejare solos – el señor de la casa se retiro dándoles un espacio a los recién llegados.

-Así que no habrá boda ¿Cuándo ibas a decírmelo? – Rebekah se cruzo de brazos 
adquiriendo una pose de niña consentida.

-No dije que no habrá boda, solo deje claro que por los momentos no hay fecha, no podemos casarnos estando yo en estas condiciones – Damon intento recostarse sobre las almohadas, ella se acerco a ayudarle.

-En realidad crees que algún día… - calló al ver como Damon apretaba la mandíbula al saber en que terminaba esa frase – bueno, el médico dice que es cuestión de tiempo solo tenemos que esperar bebe

-Ya te he dicho que no me gusta que me llames “bebe” es cursi

-Tu amas las cursilerías bebe, no me vengas con eso ahora, bien, es hora de irme  - se sentó a su lado para despedirse de él -  te llamare cuando este en New York ¿Te parece? – Damon asintió para luego preguntar.

-¿Esta Klaus al tanto de la firma del contrato con Dacarett & Asociados para la construcción de su nueva torre de oficinas?

-Claro, mi hermano es tan competente como tú, ten un poco de confianza Damon, no puedes hacerlo todo tu solo, confía en Klaus, estoy segura que esta haciendo un buen trabajo en tu ausencia.

-Eso espero – dijo no muy convencido, pero no le quedaba de otra, Klaus era el único con capacidad para hacer parte del trabajo que le correspondía en la constructora.

-Tengo que irme, Luca me llevara a la ciudad para tomar mi vuelo a New York – atrajo hacia ella el rostro de Damon y lo beso – Te veo dentro de unos días ¿Ok? Te amo hermoso.

Él no contesto, solo se limito a asentir y dejo caer su cabeza en la almohada.

Pudo escuchar cuando su padre despedía a Rebekah en la puerta de la casa y unos minutos después el sonido de la camioneta en marcha.

Era un hecho, estaba de nuevo en su casa, hogar del que había prácticamente escapado al terminar la secundaria, el deseo de su padre era que estudiara en la universidad cerca de Mystic Falls.

Pero Damon tenía otros planes, no soportaba seguir un día más ahí, la idea de quedarse estancado en el pueblo prácticamente le asqueaba, él quería sobresalir fuera de ahí, y lo hizo.

Se graduó de Ingeniero Civil a los veintidós años y sin perder tiempo saco su máster en Administración de Proyectos en la universidad de Chicago, gracias a sus excelentes trabajos particulares como ingeniero en la ciudad de los vientos logro hacerse de un buen dinero, y ahí empezó todo.

Su visión por crecer y su pasión por sobresalir en el mundo de la construcción lo hizo el hombre que era ahora, gerente de su propia empresa, Salvatore Inc.

Deseaba tanto volver atrás y no subirse al jet ski ese domingo por la mañana, pero como era tan testarudo y no hizo caso a las advertencias de su novia. Y el resultado fue dos semanas en cuidados intensivos, tres costillas rotas, una pierna fracturada, cuatro meses hospitalizado y una lesión seria en la cabeza.

Tuvo un amargo y negro despertar.

-¿Todo bien hijo? ¿Quieres que te traiga algo? – Giuseppe había entrado y el no se había dado cuenta.

-No gracias – contesto secamente, le costaba tanto mantener una conversación con su padre, estuvo fuera de casa quince años y era extraño estar ahí  de nuevo, Giuseppe era el que se movilizaba hasta Chicago para poder verlo porque para Damon volver a Mystic Falls era retroceder.

-Damon quiero que sepas que me agrada tenerte aquí en casa

-No será por mucho tiempo papá, no quiero ser una carga aquí.

-El tiempo que sea será bienvenido, y por favor no digas que eres una carga

-¿Ah no? Entonces ¿Cómo le llamas a esto? ¡Dime!

-El doctor dijo que era temporal…

-Error, dijo que “podría” ser temporal, eso deja un gran margen de que quede así permanentemente.

-Solo hay que esperar, no seas pesimista – Giuseppe se acerco a la cama y sintió deseos de abrazar a su hijo y decirle que todo estaría bien pero desistió, sabía que Damon pasaba por un duro momento en su vida y además de eso, su único hijo no era fanático de los abrazos.

-Claro, esperar sentado hasta secarme en esta cama – dijo moviendo su cabeza hacia un costado, de la almohada – no soy pesimista papá, soy realista.

Giuseppe lo miro desde donde estaba al pie de la cama.

-Voy a salir un momento – dijo cambiando de tema – iré donde Carol Lockwood ¿Te acuerdas de ella? Estamos organizando todo para la inauguración del salón de eventos de Mystic Falls, vamos a dar una fiesta para ello.

Damon no respondió nada, Giuseppe prácticamente hablaba con la pared.

-Ok, ya sabes donde estaré, cualquier cosa que necesites solo toca el timbre que esta a lado derecho de la cama, puedes deslizar fácilmente tu mano y tocarlo…

-Podre hacerlo - contesto

-Bien, Elizabeth vendrá enseguida si la llamas.

------------------------------------------------------------------

Elena salía de su turno del  hospital  Mystic Falls, iba con sus audífonos puestos tarareando una canción de Kings of Leon mientras caminaba hacia la casa.

Como hacía siempre que salía del hospital  pasó por Jenna’s Bakery comprando un café, Jenna Saltzman la atendió.

-Hola Elena ¿Qué tal tu día? – Elena se quito los audífonos para poder escucharla.

-Hey Jenna, ya sabes cómo quedo después de turnar todo un día, estoy agotada pero feliz de que por fin haya terminado

-Me imagino

-¿Cómo está Alaric?

-Trabajando como siempre, esta vuelto loco revisando exámenes – le dijo entregándole el lattè que solía ordenar siempre  - Ok no te entretengo mas ve a descansar a casa.

-Nos vemos Jenna – dijo con una sonrisa.

Elena volvió a ponerse los audífonos, subió el volumen de la música y siguió su camino a casa.

Frente a la casa busco las llaves dentro de su bolso para abrir la puerta, estaban perdidas en su propio bolso, tenía tantas cosas dentro que cualquier cosa podría perderse allí. Por fin las encontró, estaban enredadas en un rollo de hilo para tejer que siempre cargaba dizque para hacer una bufanda que ni siquiera había empezado.

Entro a la casa y se dirigió a su cuarto, se quito los audífonos y miro el reloj de pared en la sala para chequear la hora, era un poco más de las seis, estaba tan agotada que se tiraría a morir en su cama.

Al entrar al área de las habitaciones se fijo que en una de ellas, la que estaba junto a la suya, tenía la puerta entreabierta y tenía la luz prendida. Y ahí fue cuando recordó que el hijo de Giuseppe regresaba a casa.

Empujo la puerta con cuidado y asomo la cabeza, viendo a  Damon recostado en la cama, le pareció que dormía ya que tenía los ojos cerrados, Elena era curiosa, quería ver de cerca al hijo de Giuseppe, ese del que tanto hablaban en el pueblo, así que entro. Se acerco lo suficiente para poder ver su cara, sintió un cosquilleo extraño en el estomago cuando lo vio, a pesar de las grandes ojeras que había bajo sus ojos, era un hombre muy bien parecido.

El zumbido del viento entrando por la ventana la distrajo y se apresuro a cerrarla.

-¿Quién está ahí? – dijo Damon abriendo los ojos y con la cabeza fija al frente.

Elena se dio la vuelta y se sintió apenada por estar ahí.

-Lo siento eh…la puerta estaba entreabierta y vi que el viento se colaba  por la ventana así que…entre a cerrarla.

Damon movió la cabeza siguiendo la voz de Elena.

-¿Quién eres tú? – pregunto poniendo ambas manos sobre sus piernas

-Soy Elena – dijo mientras estrechaba su mano hacia él – mi hermano y yo vivimos aquí
Se quedo con la mano levantada sin recibir el saludo que esperaba de él, en ese momento pensó que era un grosero por no corresponderle el saludo, pero luego noto algo raro en sus ojos, en realidad él no la estaba viendo, tenía su cabeza en dirección suya pero sus ojos se movían inquietos.

-Yo soy Damon, pero supongo que eso ya lo sabes – dijo torciendo la boca

-Si este…el hijo de Giuseppe si, el pueblo entero habla de eso

-¿Perdón?  - ok, eso no le había gustado y ella lo noto al ver la mueca de disgusto que tenia.

-Decía que él nos dijo a Jeremy y a mí  que vendrías – dijo acercándose cuidadosamente a él, quería comprobar que él realmente estaba viéndola.

-¿Sigues ahí? – dijo Damon moviendo su cabeza esperando escuchar algo que le dijera que ella seguía ahí.

-¿Puedes verme? – pregunto Elena moviendo su mano como si limpiara un vidrio frente al rostro de Damon

-No – contesto.



Continuará...




trucos blogger

4 comentarios:

  1. Un buen comienzo, se lee rápido y me deja con ganas de saber más.

    Besitos Anabella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena!, pues sí, la verdad es que la historia está genial!!, en cada capítulo te deja con ganas de más, de mucho más!, jajaja, gracias por leerla, ya puedes leer el capítulo Nº2,...y si no has leido la otra historia, está buenísima, te la recomiendo, y de esa están los 15 capítulos. Gracias por dejar tu comentario.
      Un besazo amiga!
      Anabella

      Eliminar
  2. Pinta muy bien. Como dice Nena, me quedo con las ganas de más.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rebeca!, si, como ya le he comentado a Nena, es buenísima la historia, y siempre te deja con ganas de más, jajaja, ya está puesto el capítulo Nº2. Gracias por leerla y por dejar tu comentario. Te debo un mail.
      Un besazo amiga!
      Anabella

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...