http://i.imgur.com/i4xJj.png

Bienvenid@s

Hola, Bienvenid@s a "El Rincón Encantado de Anabella".
Soy Anabella, y quiero presentaros mi Nuevo Blog dedicado a mi pasión por los "Seres Sobrenaturales", en especial " Los Vampiros" y las "Hadas", (entre otros muchos personajes) , espero que lo encontreis interesante y me visiteis con mucha frecuencia.
Muchas Gracias por visitar mi Nuevo Blog.

Botones

Pagina PrincipalMi PresentaciónImágenesCine y TV.Galerias Libros Juegos Juegos

MARQUESINA

Holaaa!!..Bienvenid@s a "El Rincón Encantado de Anabella"... Muy pronto, podréis disfrutar de nuevas entradas con imágenes de Hadas. Góticas. Y Fantasía. Gracias!!.

sábado, 27 de octubre de 2012

"Quédate Conmigo" (capítulo 6)

Hola a tod@s!!, aquí os dejo el sexto capítulo del Fic de *Nina Nina*.


Espero que esteis disfrutando de la historia!.






CAPITULO 6

ELENA POV

Sentí una pena terrible al imaginar el dolor que Damon sintió al enterarse de la infidelidad de su esposa seguida de su muerte en ese terrible accidente. Ahora entendía porque era tan reservado con sus emociones, dejando a un lado la perdida no podía creer como alguien había podido romper su corazón de esa manera. El merecía ser feliz y estaba en mis manos hacerlo, claro que lo haría.

Los días que vinieron después se me fueron muy rápido, tres semanas en la academia parecían mentira, me adapte rápido al ambiente del lugar y también me acostumbre a las miradas asesinas de la Sra. Honoria Fell, después de la pataleta que mi ahora novio había hecho para que me inscribiera no esperaba menos.

Hice algunos amigos, incluso entable muy buena relación con mi maestro de expresión corporal Logan Fell, hijo de la directora, el cual no era del agrado de mi novio.

Un día que Damon fue a recogerme pase una vergüenza, en el momento en que Damon entro Logan me mostraba una serie de música que se utilizaría para la puesta en escena del show de final de parcial, Damon nos vio y claro, no se pudo quedar callado “bonita licra” le dijo a mi maestro, me puse de mil colores y solo pude decir “Logan, el es…” “Damon Salvatore, su novio” termino de decir Damon. Su mirada lo decía todo, Logan le molestaba.

Todo marchaba bien, había entrado a la academia, tenía a Damon junto a mí, todo era perfecto. Pero había un pequeño detalle, mis padres no sabían aun de mi relación con él, estaba segura que pondrían el grito en el cielo de saber que mi actual jefe también era mi novio, tenía que pensar bien como iba a decirles ese detallito, es más, los únicos que sabían eran Alaric y Jenna que sin que nos diéramos cuenta nos habían visto besarnos en la oficina del bar, la cara de ambos ese día no tenia precio, Alaric incluso me felicito según él había domado a la bestia, eso lo hizo merecedor de un florido insulto de parte de su amigo.

Jenna se alegro por mí no sin antes decirme que me cuidara, según ella Damon era emocionalmente inestable, pero yo sabía que no era así, yo lo conocía mejor que nadie.

En casa evitamos cualquier contacto que Blake pudiera ver entre nosotros, queríamos primero ver cómo iban las cosas para poder compartirlo con la niña, una tarde que llegaba de mis clases me recibió con una pregunta que no esperaba escuchar por lo menos ahora

- ¿Elena? ¿Quieres ser mi mama? - Me dijo con dulce voz, el corazón se me hizo pequeñito al escucharla

- ¿Qué dices pequeña? – me puse de rodillas para quedar a su altura

-Mi amiga Charlotte tiene mama, Garrett también tiene mama ¿No quieres ser tú la mía? Mi papi está solo ¿No te gusta?

-Blake, ven aquí – la abrace fuerte – estoy aquí contigo pequeña, no te voy a dejar sola ¿ok? Me tienes para lo que sea, yo estaré aquí

-¿Para mi papi también? – sonreí ante su pregunta

-Claro Blake, para los dos y para tu tío Stefan también

La niña creció sin una figura materna, todo este tiempo había vivido solo con su papa, no dudaba que él no cuidara bien de ella solo que los cuidados de una madre son únicos, me conmovió mucho ese día.

Casi no pasaba tiempo en casa de mis padres, los fines de semana también los dedicaba a los Salvatore así que una tarde pase por ahí y lleve a Blake conmigo

-Vaya, casi ni te vemos por aquí – dijo mi madre cuando me vio entrar a la casa - ¿a que debemos el honor?

-Sabes que mis clases me consumen toda la mañana y en la tarde estoy con esta muñequita – dije tocando el cabello de la niña, mi mama se acerco a ella

-Hola linda ¿Cómo estás?

-Bien – contesto con su dedo en la boca, mi madre levanto la vista

-Debes quitarle esa mala costumbre – dijo refiriéndose al dedo de Blake – después se le deforman los dientes y…

-Mi papi quiere a Elena – dijo Blake sacando el dedo de su boca, me quede helada sin saber que decir, mi mama se giro para verme esperando una explicación

-Este…Blake ¿Por qué no subes a mi cuarto y juegas con mis peluches? - Blake asintió y murmuro “Elena quiere a mi papi”

-¿Elena? ¿Hay algo que quieras decirme? – se cruzo de brazos esperando una respuesta.

-Mama, antes que nada te pido que no lo vayas a tomar mal, Damon es un gran tipo y…

-¡Oh Dios mío! ¿Estás saliendo con tu jefe?

-Shhh mama baja la voz, no quiero que mi papa se dé cuenta

-John ni siquiera está en casa, Elena hija ¿En que estas pensando?

-Mama, te juro que ninguno de los dos lo busco, solamente paso, el siempre ha sido muy respetuoso conmigo si eso es lo que te preocupa

-No es eso Elena, lo que me preocupa es que si esto sale mal salgas lastimada, el es un hombre que ya ha vivido, estuvo casado, tiene una hija

-Una niña hermosa, así como el corazón de Damon, todos lo juzgan por sus actos pero nadie se ha detenido a ver lo que hay en su alma, yo lo hice mama, por favor espero que me apoyes y perdón por no decírtelo antes

-Elena, sabes que puedes contarme lo que sea.

-Lo siento mama en serio – me acerque a ella y tome su mano – no volverá a suceder - me miro con ternura tal cual madre mira a su hija.

-¿Eres feliz?

-Lo soy – conteste sin dudar

-Te apoyo en todo lo que decidas hija – suspiro antes de continuar – ahora viene lo difícil – entrecerré lo ojos y supe a lo que se refería

-Mi papa – dije, ella asintió mordiéndose el labio – hablare con el cuándo crea conveniente

-Es una gran cosa ¿sabes? No solo se trata de Damon y tú, esta la nena hermosa que esta allá arriba

-Lo sé, y lo tomo todo


Sentí un gran alivio de que mi mama estuviera al tanto de mi relación con Damon, no sé porque no había recurrido a ella que además de ser mi madre era mi amiga.

En el trayecto de vuelta a casa Blake me pidió que pasáramos por el trabajo de su papa a lo que yo accedí sin ningún problema. Cuando llegamos lo primero que vi fue a él de pie con los brazos cruzados conversando con alguien, una mujer.

Nos vio y nos pidió que nos acercáramos, me sentí apenada porque no quería interrumpir pero también moría saber quién era la mujer de cabello corto.

-Hey pequeña ¿Qué haces aquí? – le pregunto a Blake

-Quería darte un beso – le dijo dándole un beso en la mejilla y luego le 
susurro algo al oído que no pude escuchar pero por la reacción de él parecía algo gracioso

-Así que ella es la heredera – dijo la mujer

-Sí, ella es Blake, es el motor de mi vida

Me sentí estúpida parada ahí sin decir nada, Damon lo noto y se apresuro a presentarnos

-Rose, ella es Elena Gilbert

-Mucho gusto – estreche mi mano para saludarla

-Un placer, Rose Stewart

La mujer parecía sacada de un catalogo de Victoria Secret, su pelo corto despuntado se veía increíble en ella y qué decir de su ropa y hermosas botas, de repente mis jeans y tenis parecían viejos y desgastados.

-Rose está organizando todo para la apertura del restaurante, es este viernes ¿recuerdas?

-Ah sí, si lo recuerdo mmm…voy a ir por algo de tomar, ven Blake

-Pide lo que quieras a Tyler o Caroline – dijo Damon

Asentí sin voltear ¿Qué demonios había pasado ahí? Me presento y ni siquiera le dijo a “Miss señorita del año” quién era yo en su vida

Aunque muy pocos sabían lo nuestro tampoco se valía que no me diera mi lugar y mas con semejante mujer enfrente.

Era una sensación bastante molesta y conocida la que me inundaba, la había sentido antes pero nunca tan intensa como esta vez. Estaba celosa.

Intente distraerme platicando con Caroline que estaba en su labor de facturación, Tyler había sentado a Blake sobre la barra y le servia un refresco.

Así como quien no quiere la cosa le pregunte a Caroline

-¿Bonita no?- dije refiriéndome a la mujer

-¿Bonita? ¿Estás bromeando? Parece Miss Universo, un cuerpo como ese no se ve todos los días, solo mira el trasero que tiene.

Disimuladamente me gire para verla y…maldita sea, Caroline tenía razón, la tal Rose era un mujeron.

Damon reía con los comentarios de ella, para ser una plática de trabajo me pareció demasiada confianza con la que ella se dirigía a él, de repente la mano de miss universo en el brazo de mi novio me hizo rechinar los dientes y por inercia, o con gran intención, deje caer mi bolso al piso para llamar la atención. Vi que Damon se acercaba para ayudarme a recoger mis cosas que habían salido disparadas fuera del bolso al caer al piso. Noto mi seriedad.

-¿Pasa algo?

-No

-Vamos, se que te pasa algo – nos pusimos de pie al mismo tiempo, Caroline simulaba trabajar pero en realidad estaba atenta de lo que pasaba – apenas me dirigiste la palabra

-¿Cómo iba a hacerlo? Estas tan entretenido con miss…con ella
Me delate. Se me quedo mirando fijamente y sonrió de lado

-Un momento

-¿Qué? – le dije con indiferencia

-¿Estas celosa?

-Claro que no – me cruce de brazos y le sostuve la mirada desafiante, pero no por mucho tiempo – está bien, tal vez un poco

Me regalo una sonrisa que dejaba al descubierto su perfecta dentadura ¿Por qué hacia eso? Me estaba haciendo trampa, sabía que eso me desarmaba completamente.

Miss universo se acerco a nosotros con su andar de pasarela

-Damon tengo que irme, hay cosas que tengo que atender para lo del viernes

– de nuevo la mano en el brazo de Damon me saco de mis casillas

-Muy bien Rose, confió en que tu trabajo será excepcional - dijo zafándose delicadamente de su agarre para rodear mi cintura con su brazo

Caroline dejo la calculadora a un lado para prestar atención a la escena, Tyler dejo de acomodar botellas y hasta la pequeña Blake se unió a las miradas

-Vaya, sentaste cabeza Salvatore – dijo la tipa, lo siento pero hasta mencionar su nombre me molestaba, al parecer no le había caído en gracia la noticia “toma esto miss universo” pensé

-Que te puedo decir, tarde o temprano tenía que ocurrir – dijo encogiendo los hombros

Después de verme de pies a cabeza despectivamente Rose se despidió
-Ya lo veo, bueno hasta luego Damon, gusto en conocerte Elena – salió del lugar dejando a su paso una estela de azufre.

-Me encanta verte celosa, muy sexy – me susurro muy cerca de mi oreja, el calor de su aliento me causo cosquillas.
Como era de esperarse Caroline se aclaro la garganta llamando nuestra atención.

-Me pueden explicar ¿Qué diablos pasa aquí? Quiero decir….sabia que ustedes dos se traían algo pero no estaba segura ¿Desde cuándo están juntos? No puedo creerlo, tienen que estar bromeando

-Vamos Blake, vamos a casa – dijo Damon bajando a Blake de la barra e ignorando las preguntas de Caroline – vamos - me dijo tomándome de la mano

-Hasta luego Caroline, adiós Tyler – me despedí de ellos dejándolos boquiabiertos, como si salir con Damon fuera una hazaña, para mí era un sueño.

En casa aproveche para contarle a Damon lo sucedido en casa de mi madre, se rio cuando le conte lo que Blake había dicho, la niña era tímida y de pocas palabras pero estaba atenta de todo y ciertamente no se le escapaba nada.

Quedamos en que hablaríamos con ella y decirle lo más simple posible la situación para no confundirla ¿Cómo explicas eso a una niña de cinco años? Teníamos que tener mucho tacto con ello.

Antes de volver a salir y aprovechando que Blake jugaba en la bañera Damon me halo hacia él en la cocina donde yo preparaba la cena, le rodee el cuello con mis brazos y me beso, esos momentos eran los que además de volverme loca, me llevaban a otro mundo. Nos separamos cuando escuchamos a Stefan aclarándose la garganta, Damon lo vio y alzo una ceja

-¿Espiando hermano?

-No, en realidad acabo de salir de la habitación tengo sed y pase a tomar un vaso de jugo

Me senti extraña ante la mirada de Stefan, no pude descifrar que escondían sus ojos, no parecía sorprendido pero había algo más o quizás eran puras ideas mías

-Bien, tengo que irme – dijo Damon dándome un rápido beso – hasta luego Stef – tomo sus llaves y se fue

-¿Así que Damon y tú? – pregunto Stefan abriendo el refrigerador

-Si – suspire y me adelante a servirle su jugo – simplemente paso

-Pensé que no había nacido la mujer que lo hiciera sentar cabeza

- ¿Por qué todos parecen sorprendidos? - Empezaba a molestarme esos comentarios, como si Damon fuera el anticristo o algo así

-Todos saben cómo es Damon, es cierto que pase años sin verlo pero soy su hermano y lo conozco, siempre fue inestable y además explosivo

-¿Inestable? – pregunte curiosa

-Ah bueno, no quiero asustarte ni nada, lo siento pensé en voz alta, me pasa seguido, no me hagas caso

- No, continúa

-¿Estás segura? – asentí – ok, cuando estábamos en la secundaria las chicas le caían del cielo, era muy popular entre la población femenina de la escuela, y saco provecho eso para andar con una y con otra, pero en decimo grado conoció a Allysa que la habían trasferido de otra escuela a mitad de año, su relación fue muy comentada debido a sus altos y bajos, en realidad eran más bajos que altos, todos sabían de sus peleas provocadas en su mayoría por los celos y carácter fuerte de mi hermano, la verdad es que era una relación bastante enfermiza – se acomodo en su silla y bebió un trago de jugo – Ally era mi amiga y sé que sufría mucho. Y bueno, a pesar de eso se casaron y mira como termino todo

Trague saliva al escuchar la ultima parte, vio la reacción de mi cara y se apresuro a decir

-Tranquila Elena, no es nada, ya ha pasado tiempo y estoy seguro que Damon ha madurado en ese aspecto, ahora te tiene a ti y eso es lo que importa

-Si, así es – me disculpe y fui a atender a Blake al baño

No podía dejar de sentirme extraña con lo que Stefan me había contado, Damon no me había dicho esa parte de la historia, pero me sacudí la cabeza para sacar todo mal pensamiento, Damon había decidido comenzar de nuevo y eso era lo único que debía de importarme así que no me hice rollo de eso.

Mientras cambiaba a Blake la niña hizo de las suyas de nuevo

-Mi papi te compro un regalo de cumpleaños – me dijo mientras le ponía la pijama

-¿Qué? ¿De qué hablas cariño?

-Sí, yo fui con él a comprarlo

-Blake, se supone que los regalos de cumpleaños son sorpresa

-Lo sé, por eso no te diré que es – me dijo sonriendo con picardía - ¿Cuántos años cumples?

-22

-¿Elena?

-¿Si?

-Te quiero – esa niña se había ganado mi corazón desde el día en que la vi, ella y su papá eran lo mejor que me había pasado en la vida, sus palabras habían hecho mi día.

-Yo también te quiero Blake – le bese la frente y la arrope con las sabanas-duerme con los angelitos.


El viernes estuve muy felicitada y recibí algunos regalos, mis padres fueron los primeros en llamarme y para mi sorpresa Jeremy me mando un mensaje de texto “los años no pasan en vano Elena…Feliz Cumpleaños”
Damon salió muy temprano de la casa y me dejo una nota en la mesa de noche “Feliz Cumpleaños, espero y te guste tu regalo P.D. Revisa el closet te servirá para esta noche, besos” abrí el closet y me encontré con un lindo mini vestido negro, lo tome y me lo medí por encima de la ropa frente al espejo, no veía la hora de ponérmelo.

El día se me hizo largo pero me animaba saber que en unas horas estaría con Damon, no lo había visto en todo el día y moría por verle

Llegue junto con Alaric y Jenna, mi auto había fallado a última hora por eso habían pasado por Stefan, Blake y yo.

Cuando entre me sorprendió lo bien que había quedado todo, la decoración, la iluminación perfecta incluso los meseros vestían impecables, sin duda lo habían organizado muy bien todo.

No tuve que buscar mucho entre la gente para encontrar a Damon, lo vi en cuanto cruce la puerta, se miraba muy guapo como siempre, verlo vestido de traje me dejaba sin aliento, pero mi emoción se fue a pique en cuanto vi a Rose acercarse al él, el vestido rojo que llevaba encajaba perfecto en su cuerpo, maldita desgraciada, había olvidado por completo que ella estaría aquí, aunque le daba el crédito por lo perfecto del evento no me agradaba su presencia allí

Camine junto a Blake hacia donde ellos estaban, me sentía poderosa con mi vestido negro, esta vez no me haría sentir menos. Damon nos vio y se adelanto a recibirnos

-Pensé que nunca llegarían – me saludo con un beso, me hinche de lo orgullosa que me sentí - ¿Te gusto mi regalo?

-Me encanto, gracias, tengo que decir que tienes muy buen gusto – dije tomándolo de la mano

-Damon siempre tuvo buen gusto para esas cosas ¿cierto Damon? – comento Rose – ciertamente te ves muy linda en ese vestido Elena

-Gracias Rose – dije fingiendo estar agradecida, no iba regresarle el cumplido por su comentario pero tampoco quería ser maleducada - tu también luces bien – ella solo sonrió

¿Por qué esa mujer me caía tan mal? Aparte de que era una mujer hermosa y que me estorbara que se acercara tanto a Damon había algo que no me cuadraba y eso que solo la había visto dos veces

Damon solo se despego de mi cuando dio unas palabras de agradecimiento a los invitados y demás, me quede junto a Stefan por mientras lo hacía en la mesa que nos habían asignado, me bebí de un solo trago la copa de champagne que Stefan había dejado de lado.

-Hey, despacio – me dijo riendo – tendré que llevarte en mi carruaje si sigues así - me dijo señalando su silla, me causo gracia lo sarcástico que había sido

- ¿Qué tal tu cumpleaños?

-Bueno, todavía faltan algunas horas para que termine así que te diré mañana que tal me fue – no podía quitarle la vista a Rose, parecía hipnotizada viendo a Damon hablar.

-No sabía que Rose estaría aquí – dijo Stefan llamando mi atención de inmediato

-¿Conoces a Rose?

-Bueno la vi una vez antes de embarcarme, ella fue quien les vendió el local para el bar al parecer ella y Damon tuvieron algo más que negocios, me di cuenta por medio de mi tío Zach, el estaba interesado en ella pero Rose solo tenía ojos para Damon

Sentí una punzada en el estomago y en segundos mi autoestima se fue al suelo, eso era lo que no me cuadraba, sin querer se me vino a la mente una imagen de ellos dos y me dieron ganas de vomitar.

-Permiso – me excuse – voy al baño – camine entre la gente pero no encontraba el maldito baño, Caroline me vio y me guio hasta el

-¿Estas pálida mujer? ¿Te sientes bien?

-Me maree un poco nada mas – los ojos de Caroline miraron hacia atrás de mí, me voltee y vi a Damon

-Iré a ver si Blake necesita algo – dijo Caroline dejándonos solos

-¿Qué pasa? Vi cuando te levantaste de la mesa

-No es nada, estoy cansada y quiero irme a casa

-Ok, mi función aquí termino, podemos irnos ahora

- No te preocupes yo llamo un taxi

-No voy a dejar que te vayas en taxi, además Blake necesita dormir y noto que Stefan esta incomodo – vámonos todos juntos

Asentí y lo seguí hasta la camioneta.

Llegamos a la casa y acosté a Blake en su cama, Stefan se retiro a su habitación y solo quedamos Damon y yo.

Lo vi que se quitaba su saco y lo tiraba en el sillón de la sala, me quede apoyada en la pared del pasillo y sin más pregunte lo que me estaba quebrando la cabeza

-¿Cuándo ibas a decirme lo de Rose y tú? – se giro para verme y sus ojos se agrandaron por la sorpresa, era obvio que no esperaba esa pregunta

-¿Quién te lo dijo?

-Así que lo admites, genial Damon ¿Por qué me mentiste?

-No te mentí, solo omití esa información precisamente para evitar esto que está pasando ahora – dijo acercándose a mi - lo de Rose y yo no fue nada solo…

-¡No sigas! – le dije antes que continuara

-Me reclamas que no te conte nada ¿y ahora quieres que me calle? no te entiendo

-Es solo que...ugghhh verla allá y saber que tu y ella….

-Basta, siento mucho no habértelo dicho, pero eso está muerto y enterrado, no tienes porque sentirte amenazada en ningún sentido, mi relación con Rose es estrictamente laboral

-¿Laboral?

-Si, Alaric y yo apenas podemos con las obligaciones del Dark Room y necesitamos ayuda extra y Alaric pensó que ella era una buena opción para manejar el restaurante

Lo que me faltaba, ahora tendría que lidiar con ella todos los días

-Eso tampoco lo mencionaste – le dije en tono molesto

-Lo hice, en el momento en que te retiraste al baño

Estaba tan metida en mis pensamientos que ni siquiera había escuchado cuando lo anunció

-Damon esto es…será mejor que me vaya – dije apartándolo de mi – mañana hablamos.

-Claro que no te irás – me dijo halándome del brazo - es tarde, por lo menos quédate esta noche y mañana temprano descargas tu enojo, me insultas y todo lo que quieras pero no te vayas

Me zafe de su agarre y me fui a encerrar a la habitación, me senté en la cama agarrando mi cabeza e intente ordenar mis ideas, claramente estaba molesta pero a decir verdad no era con él, era ella la que me tenia al borde de un colapso de celos, entonces me sentí culpable por desquitármelas de esa manera con Damon, no era la manera en que tenía pensado terminar mi cumpleaños.

Lo busque en la sala pero no estaba, la puerta de su habitación estaba cerrada pero escuche ruido dentro, di dos golpes a la puerta.

-Entra – me dijo desde adentro, abrí la puerta despacio y lo vi junto a la ventana con un vaso en la mano, pensé que estaba bebiendo licor, pero levanto el vaso mostrándome su contenido – es agua – dijo alzando una ceja

-Damon, disculpa mi actitud de hace rato, exagere las cosas

-Elena, cuando te digo que entre Rose y yo no pasa nada es porque es cierto, tienes que confiar en mí

-Lo hago Damon, pero entiende que para mí es difícil, en tu trabajo estas rodeado de mujeres hermosas y no puedo ignorar lo que siento, no soy de piedra – puso el vaso en una mesa y se me acerco tomándome del rostro

-Tienes razón, las mujeres hermosas son parte de mí día a día y justamente tengo una frente a mí y con tu permiso o no voy a besarla en este mismo instante

-Damon no… - quise seguir la conversación pero me fue imposible

-¿Elena? – me atrajo por la cintura pegándome a su cuerpo

-¿Si? – pregunte a punto de desfallecer de la emoción

-Cállate

Me le quede viendo a los ojos sin bajar la mirada pero me venció, con eso había puesto fin a la conversación, me beso de una manera diferente, con más intensidad que veces anteriores, no lo detuve porque me gustaba esa sensación. Una atmosfera de calidez y sensualidad nos envolvió por completo y tenía que hacer algo al respecto, eso no iba a quedar a medias, aparté sus labios de los míos y lo tome de la mano llevándolo con decisión hacia el borde de su cama, me miro con ojos entrecerrados y me tomo del rostro

-Elena – trago saliva, a centímetros de distancia pude sentir como nuestros corazones palpitaban al unísono, su respiración era entrecortada al igual que la mía.

Me beso como nunca lo había hecho antes, y me gustaba, no quería que se detuviera. Sus manos viajaron por mi espalda bajando hasta mis muslos, la tensión que había reprimido todo ese tiempo estaba comenzando a fluir como agua por un rio solo esperando con paciencia llegar a lo más grande, al momento sublime de mezclarse en las aguas del océano. Lo único que sabía era que lo deseaba y el a mí.

Sin dejar de besarme deslizo delicadamente mi vestido hasta dejarlo caer al piso, recorrió con sus encendidos ojos azules mi piel desnuda eso hizo que me sonrojara, Damon dibujo una leve sonrisa al ver mis mejillas y se acerco a mi oído susurrando “La mia bella” sus palabras y su cálido aliento sobre mi piel me dejaron al borde. Mis manos traviesas comenzaron a desabotonar su camisa, cada botón que dejaba atrás me acercaba más a su desnudez, deseaba sentirlo a como diera lugar, no tenia cabeza para nada más que su cuerpo junto al mío, nuestros movimientos eran una sincronía perfecta como si hubiéramos nacido para ello ¿Podría ser más perfecto? ¿Podría sentirme más feliz? Me entregaba a los brazos del hombre que había puesto mi mundo de cabeza y que había cambiado por completo mi forma de vivir. No tenía dudas de nada, éramos solo él y yo.

Me dejo caer lentamente sobre la cama sin perder el contacto visual, me había convertido en esclava de sus ojos azules y no solo de eso, era esclava de su ser.

“Sono tuo” repetía sobre mi boca, no necesitaba tener un máster en italiano para entender lo que decía, era la afirmación de que yo era dueña de sus pensamientos, de sus emociones y de su cuerpo.

“Y yo soy tuya” le conteste haciendo que una descarga incontrolable de exquisitas sensaciones se adueñara de mi.

Me enrede entre sus brazos olvidándome de todo, entregándome sin duda alguna a la noche más increíble y hermosa de mi vida.


Por la mañana desperté y lo busque a tientas encontrándome con un espacio vacío, abrí los ojos inquieta pensando que se había ido y dejado sola pero el alivio volvió a mi cuerpo al verlo sentado en una silla al lado de la cama, tenía el torso descubierto y el pelo despeinado, llevaba solamente un pantalón de pijama a cuadros, suspire ante el recuerdo de la noche anterior, todavía no podía creer que todo eso que tenia frente a mi había sido mío.

-Buenos días preciosa – me dijo con un tono de voz que hizo que nuevamente mi cabeza se viera inundada de imágenes de la recién pasada noche - ¿dormiste bien?

-Muy bien la verdad, tuve una almohada bastante cómoda – sonrió de lado por mi comentario y hasta pude ver que sus mejillas se ruborizaban - ¿y tú? – pregunte

-Bien, pero desperté y la verdad Elena es que hay un problema

Se levanto de la silla con una ceja levantada, en ese momento sentí que mi corazón latía mas despacio ¿Qué era lo que estaba mal? Dios, la ansiedad me estaba carcomiendo los huesos.

Se recostó sobre mi haciendo que me estremeciera de pies a cabeza y me miro con sus hermosos ojos.

-El problema es que creo que me estoy enamorando de ti – seguido de eso cerró los ojos y pego su frente con la mía.




trucos blogger

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...