http://i.imgur.com/i4xJj.png

Bienvenid@s

Hola, Bienvenid@s a "El Rincón Encantado de Anabella".
Soy Anabella, y quiero presentaros mi Nuevo Blog dedicado a mi pasión por los "Seres Sobrenaturales", en especial " Los Vampiros" y las "Hadas", (entre otros muchos personajes) , espero que lo encontreis interesante y me visiteis con mucha frecuencia.
Muchas Gracias por visitar mi Nuevo Blog.

Botones

Pagina PrincipalMi PresentaciónImágenesCine y TV.Galerias Libros Juegos Juegos

MARQUESINA

Holaaa!!..Bienvenid@s a "El Rincón Encantado de Anabella"... Muy pronto, podréis disfrutar de nuevas entradas con imágenes de Hadas. Góticas. Y Fantasía. Gracias!!.

sábado, 27 de octubre de 2012

"Quédate Conmigo" (capítulo 15)

Hola a tod@s!!, aquí os dejo el capítulo 15 y último, del Fic de *Nina Nina*.


Espero que esteis disfrutando de la historia!.




CAPITULO 15

ELENA POV

-¿Italia? – me quede helada frente a él, frunció los labios tratando de disimular una sonrisa, si quería sorprenderme lo había logrado

-Sí, eso fue lo que dije

-¿Qué pasara con el Dark Room? Todavía me falta un trimestre en la academia y…

-Tranquila que no estoy diciendo que partamos mañana, hay cosas que arreglar primero, quiero que conozcas el lugar donde nací, de donde vengo, podríamos vivir un tiempo en la villa de mi padre mientras encuentro un lugar para nosotros tres – podía ver la emoción en sus ojos mientras hablaba y esa emoción era contagiosa ya que inconscientemente empecé a sonreírle.

-Nunca he ido a Italia, es mas nunca he salido del país

-Estoy seguro que te va encantar, así que te pregunto ¿Quieres ir conmigo a Italia?

Porque razón dudaría en aceptar, amaba a Damon por sobre todas las cosas y la idea de estar sin él me enfermaba, él era mi universo y le seguiría adonde fuera.

-Sí, me voy contigo.

Bien, días atrás acepte irme con Damon y Blake a Italia, estaba que no podía creerlo y sonreía como una tonta todo el tiempo, mi felicidad era tanta que había olvidado por completo un detalle muy importante, decirle a mis padres. 

Los únicos que sabían del viaje eran Jenna y Alaric, recuerdo ese momento.

-¿Cuándo decidieron eso? – pregunto Jenna con la mandíbula casi en el suelo

-¿Italia? ¿En serio? Viejo, si quieres cambiar de ambiente múdate a la cabaña que tienes a las afueras de la ciudad – agrego Alaric

-El asunto es que quiero largarme de aquí – vi la expresión de Jenna y Alaric y codee a Damon quien se apresuro a decir – sin ofender ok, no tiene nada que ver con ustedes ni con nadie, es solo que estoy agotado mentalmente y eso me ha afectado físicamente tambien, hay demasiadas cosas en este lugar que quisiera dejar atrás.

-Chicos, estoy segura que un cambio les vendrá bien es solo que…es Italia ¿saben? No es como decir a la vuelta de la esquina – los ojos de Jenna brillaban, y hacia un esfuerzo para no llorar – ya no nos separaran unas cuantas calles Elena ahora será un océano entero.

-Oh Jenna – fui hacia ella y la abrace – voy a estar bien

-Lo sé - dijo Jenna – se que “este” engreído arrogante cuidara de ti

-Gracias por lo que me toca – dijo Damon haciendo una mueca

-Resultaste ser bueno Salvatore, al principio tenía mis reservas contigo pero tengo que admitir que eres mejor de lo que esperaba.

-Es el resultado de ser prejuicioso Jenna – Damon estaba de buen humor ese día

-Oye Damon, me parece bien que quieras hacer un cambio – dijo Alaric – lo único es que me dejaras una carga enorme ¿Qué voy a hacer sin ti en el bar?

-Tienes a Tyler y Caroline, trabajaron bien el año que estuve ausente, vamos a darles el asenso que se merecen.

-Wow, Elena ¿Qué le has hecho a mi amigo? – me limite a sonreír y a tomar nuevamente la mano de Damon, Ric nos dio una mirada – supongo que tengo que girarte dinero todos los meses

-Obvio, tú trabajas y yo descanso ¿Que tan lindo es eso?

-Entonces si se irán, en serio me alegro por ustedes

-Más vale que les guste – dijo Damon - porque no estábamos pidiéndoles permiso.

Bonnie había puesto el grito en el cielo al escuchar la palabra “Italia” comenzó a llorar a mares, parecía mas bien como si yo fuera a morir o algo así. Conocía a Bonnie desde hace mucho, así que comprendía cómo se sentía, para mí también era duro pensar que no nos veríamos de la manera en que estábamos acostumbradas, la tranquilice recordándole que para eso teníamos la tecnología, correos electrónicos, video llamadas y tantas cosas más. 

Estaríamos lejos, pero incomunicadas jamás. Termino por desearme lo mejor y me hizo prometerle que le enviaria fotografías de Florencia.

Ya muchas personas sabían de mi inminente viaje a Italia, menos mis padres, se me revolvía el estomago al pensar cómo reaccionarían, aun y cuando mi madre siempre fue comprensiva conmigo no podría decir cuál iba ser su reacción, la que podía imaginar ya era la de mi padre y eso hacía que retrasara mas el día de contarles la noticia, Damon insistió en que no podía posponerlo más, que el tiempo pasaba y la fecha de partida se acercaba.
Maldita sea. Tenía razón.

Pase todo el fin de semana en casa, arregle mi cuarto y aproveche para deshacerme de cosas que ya no me servían, deseche papeles y ropa que ya no me quedaba, entre otras cosas. Luego bañe a Max y con Jeremy lavamos los autos, estuve demasiado hacendosa para los ojos de papa, me miraba de forma extraña, estaba actuando igual que cuando era niña, justo antes de pedirles algo me portaba bien, hacia mis tareas, no peleaba con Jeremy y luego al final del día les hacia mi petición. Era justo lo que haría en la noche.

El timbre sonó una vez y baje corriendo las escaleras

-Yo abro – dije en voz alta, Damon me sonrió en cuanto abrí la puerta, vestía lo usual, llevaba una camisa azul oscuro arremangada, jeans y botas negras, muy guapo como siempre – Hey señor Salvatore ¿Qué lo trae por aquí?

-Pues vera señorita Gilbert, vengo a robarme a la mujer más hermosa de esta casa.

-¿Ah sí? ¿Y qué le hace creer que podrá llevársela tan fácilmente?

-Porque no tendré que llevármela a la fuerza, ella vendrá conmigo por su cuenta – dio un paso hacia mí y me tomo de la cintura.

-Parece muy seguro de eso

-Oh si, lo estoy – beso mis labios y tuve que ponerme de puntillas para alcanzarlo.

-¡Damon! – Jeremy llego con su acostumbrado entusiasmo cuando veía a Damon, si no supiera que Jeremy se enredaba con cada chica disponible en la escuela ese comportamiento me resultaría sospechoso – Que raro que nos visites, no te quedes ahí parado, Elena déjalo pasar no seas tan sofocante – lo fulmine con la mirada pero luego suavice mi expresión ya recordé que muy pronto ese tipo de comentarios y peleas con mi hermano no las vería mas.

-Hey Jeremy ¿Qué cuentas? – me hice a un lado para que Damon pudiera pasar

-Este sábado es el juego de fin de temporada en la escuela, puedes ir si quieres

-Seguro, dime a qué hora y ahí estaré, me gustaría llevar a Nico ¿Sera que puedo?

-Claro llévalo

Ok, me sentía excluida de la conversación y de la invitación, bueno, tampoco era tan fanática del basquetbol como para quejarme así que me quede callada.

-¿Te quedaras a cenar? – pregunto Jeremy

-En realidad vengo a conversar con tus padres – en ese momento mi mama bajaba las escaleras seguida de mi padre, se me erizaron los vellos del brazo al verlos.

-Buenas noches – dijo Damon muy relajado – Isobel, John.

-Buenas noches Damon, gusto en verte – dijo mi mama estrechando su mano hacia Damon.

-El gusto es mío

Mi papa sorprendentemente y por primera vez lo saludo educadamente y sin pizca de enojo, no estaba segura si continuaría así después de terminar la noche.

-¿Qué te trae por aquí? – dijo mi mama con una sincera sonrisa en su cara

-Bueno, en realidad Elena y yo queremos compartir algo con ustedes

-Bien, tomemos asiento entonces – dijo mi papa dejándose caer en el sillón, luego le dedico una mirada de “¿Qué esperas para irte?” a Jeremy quien seguía de pie detrás del pequeño sofá.

-Oh, tranquilo papa Jeremy pueden quedarse, es un asunto que interesa a todos ustedes.

Mi papa cruzo las piernas y tomo una pose pensativa. Y luego hablo.

-Antes que nada, quiero ofrecerte mis más sinceras disculpas Damon, me porte como un idiota contigo, te juzgue mal, entiende que solo quiero el bienestar de mi hija.

-Disculpa aceptada John, te entiendo perfectamente, créeme que yo actuaria igual si algo le pasara a Blake así que sin rencores – mi papa asintió y se relajo en el sillón.

-Mama, papa – dije tomando una buena bocanada de aire antes – Damon y yo queremos decirles algo

-Ok hija ¿Qué es? – dijo mama, los tres estaban a la expectativa.
-Damon y yo nos iremos a vivir a Italia dentro de un mes.

Mi mama le paso su mano por la pierna a mi padre y se sostuvo de ella como si fuera a caerse, los dos se miraron por unos segundos que a mí me parecieron eternos.

-¿Cuándo tomaron esa decisión? – pregunto mi padre con voz grave pero tranquila.

-Hace ya unos días – contesto Damon, pero queríamos estar seguros de que eso era lo que queríamos antes de compartirlo con ustedes.

-Pero Italia está en...Europa – balbuceo mi mama – lejos de aquí.

-Naci y fui criado en Florencia, quiero que Elena sea parte de donde vengo, mi padre posee una villa florentina bastante amplia donde podemos quedarnos mientras buscamos nuestro lugar.

-¡Italia! – exclamo Jeremy – genial.

-Perfectamente pueden ir a visitarnos allá, mi padre estará más que encantado de recibirlos.

-¿Qué pasara con tus negocios? - pregunto papa

-Arregle todo con Alaric para que junto a Jenna puedan llevar los dos negocios juntos, además de que hay nuevo gerente en el Dark Room, no los dejo a la deriva, además pienso abrir mi propio negocio en Florencia, incluso ya tengo el local.

Mi papa lo escuchaba atento con su mano en la barbilla, se estaba asegurando de que yo estaría bien en Italia, un país totalmente ajeno al mío.

-Me quedan pocos días para terminar mi curso en la academia así que no tendré problema en eso – dije uniéndome a la conversación - Mama, papa, la decisión está tomada – me aferre al brazo de Damon para sentirlo más cerca – espero que entiendan que quiero alejarme, no de ustedes, sino de las cosas que ocurrieron, creo que tanto Damon como yo necesitamos respirar nuevos aires y así poder avanzar ¿entienden? Cosa que es imposible aquí.

-Entiendo tu punto Elena – dijo mi padre – es solo que cuesta aceptar que ya eres una mujer que toma sus propias decisiones, has madurado tanto hija que me parece imposible que me digas que te vas – ver a mi padre decirme esas cosas me conmovió y se llenaron mis ojos de lagrimas, sentí que Damon tomaba mi mano en la suya.

-Papá…

-Tranquila Elena, tu madre y yo respetamos tu decisión, se que Damon cuidara de ti

-Ten por seguro que lo hare John – contesto Damon, quien todavía sostenía mi mano.

-Ven acá – dijo mi padre poniéndose de pie para abrazarme, Damon me soltó para que pudiera recibir su abrazo, lo abrace muy fuerte como si me fuera en ese mismo instante – se que todo estará bien Elena.

-Gracias papa.

Igualmente mi madre y yo nos fundimos en un abrazo, estaba conteniendo las lágrimas pero no pude más y me solté a llorar ¿Y cómo no hacerlo? Era un paso muy grande en mi vida y lo haría lejos de ahí.

-Damon – mi papá se dirigió a mi novio – Elena escogió bien, eres un gran hombre y mereces llevarte a la niña de mis ojos.

-Amo a tu hija como no tienes idea John – fue la respuesta de Damon.


Listo, estaba a un día de partir a mi nueva vida, Jenna me había ayudado a empacar mis cosas, en total tenía tres maletas a las que tuve que reducir a dos por orden, más que por sugerencia, de Damon.

Desocupamos la casa Salvatore ya que se pondría en venta, Tyler, Alaric y Jeremy habían ayudado a trasladar los muebles de la casa a la cabaña, ya que sería nuestra casa cuando viniéramos de visita, eso alegro muchísimo a mi mama.

Blake y yo guardábamos su ropa en la maleta la noche antes de partir, ella me pasaba su ropa del closet y yo la acomodaba. De repente surgió algo que no me lo esperaba. Vamos, era Blake, ella siempre te sorprendía.

-Estoy feliz por el viaje de mañana - dijo Blake mientras me pasaba sus calcetines favoritos.

-Sí, yo también estoy muy emocionada con eso

-La casa del abuelo es muy bonita te va a gustar, tiene amplios jardines y una gran fuente en medio, y vas a conocer a Lía

-¿Lía? - pregunte sin dejar de acomodar ropa dentro de la maleta

-Sí, ella cuidaba a mi papi cuando era un niño

-Ah era su niñera, así como tú y yo – le dije tocando sus largos rizos negros.

-Pero ahora tú no eres mi niñera, estas con mi papi y eso te hace ahora mi mama.

Me miro con sus encantadores ojos azules, los mismos ojos de su padre, los que me conquistaron desde la primera vez que lo vi. Me senté junto a ella y tome de su mano.

-¿Así es como me ves Blake? ¿Cómo una madre para ti? – la niña asintió.

-Sí, mi mama murió cuando yo era una bebe, no tengo recuerdos de ella – se encogió de hombros – solo por las fotos que mi papi me enseño, era muy linda.

-Lo era Blake, y ten por seguro que mientras estuvo contigo te quiso muchísimo y ahora te cuida desde el cielo.

-Eso mismo dice mi papi, dice que me cuida siempre – recostó su cabeza en mi hombro – gracias por cuidarme y por querer a mi papi.

-No tienes que agradecerme nada pequeña, los amo a los dos, con todo mi corazón – pase mis brazos a su alrededor acercándola más a mí - te quiero mi niña hermosa.

-Y yo a ti, mama.

Una mañana hace más de un año descubrí que estaba embarazada, nunca me había sentido tan plena y feliz, le daría un hijo al hombre que amaba, desde ese mismo instante visualice como seria y la forma en que lo criaría junto a él pero el destino me jugó una mala pasada, ahora tiempo después la vida me regalaba una hija, que aunque no llevara mi sangre la consideraba como tal, cuidaría de ella y la querría como propia.

Pasamos la noche en la cabaña. Ese día lo habíamos dedicado a empacar y a despedirnos de todos, yo lo había decidido así ya que en el aeropuerto me sería más difícil decir adiós. Mi mama lloro a mares, y yo que no me quede atrás, mi padre y Jeremy ocultaron su emoción muy bien ya que se mostraron muy tranquilos. Tyler y Caroline nos dieron sus mejores deseos al igual que Alaric y Jenna, los iba a extrañar mucho a todos.

Estaba acostada en la gran cama de la habitación principal de la cabaña lista para dormir, si lograba hacerlo ya que estaba muy ansiosa. Damon se terminaba de poner su camisa del pijama y caminaba en dirección a mí, se acostó en la cama y me hizo un gracioso y la vez sexy gesto invitándome a recostarme sobre su pecho. No podía decir no a una invitación de ese tipo.

-Hoy ha sido un día muy agitado – suspire – todo está listo ya

-Sí, le dije a Ric que dejaría la llave de la cabaña debajo de la alfombra, pasara por ella cuando ya no estemos aquí.

-¿Vas a extrañarlo cierto?

-Es mi mejor amigo, me harán falta sus regaños ¿Quién se va tomar todo el licor del bar ahora? Espero y no me sustituya

-Claro que no lo hará.

-Elena, Ric me comento algo hoy, no iba a decirte nada porque me pareció irrelevante pero no quiero ocultarte nada.

-¿Qué pasa? – oh no ¿Ahora qué sucede?

-Es sobre Stefan – me estremecí entre sus brazos – no, tranquila todo está bien, Alaric lo dejo en un hospital para que lo atendieran después de la pelea y cuando llego horas más tarde para verlo Stefan ya no estaba. Parece que Rose pago la cuenta del hospital y se lo llevo

-¿Rose seguía en contacto con él?

-Sí, hace unos días se comunico con Alaric al Dark Room y le dijo que Stefan estaba interno en una clínica psiquiátrica, al parecer es bipolar y es maniaco depresivo, Rose paga sus cuentas.

-Vaya – volví a recostarme sobre él – es triste

-Es lamentable, es lo único que me causa Stefan, lastima – guardo silencio por unos segundos y luego continuo – bien, Stefan es caso cerrado de ahora en adelante.

Pase mis dedos dibujando las líneas de su pecho por encima de su camisa mientras el acariciaba mi espalda.

-Ha sido un largo camino el que hemos recorrido tu y yo, un camino de altos y bajos y a pesar de ello estamos juntos ¿Qué te parece eso? – me dijo con voz suave

-Amor, eso es lo que me parece – levante la cabeza para alcanzar su boca dejando un suave beso en los labios

-Estas a tiempo de arrepentirte, puedes decir no antes de que te amarre y te meta al avión – su mueca me encanto.

-Pues tendrás que guardar la cuerda porque seré la primera en subir a ese avión, no creas que te desharás de mí tan fácilmente.

-Es imposible que desee tal cosa – dijo sonriendo de la lado – me tienes Elena – susurro.

-Y tú me tienes a mí, para siempre.


El día llego, entramos al enorme aeropuerto cuidando que Nico y Blake no se despegaran de nosotros y se perdieran entre la multitud de gente. Damon hizo un último trámite antes, y era que no solo viajabamos cuatro personas, Bruno también nos acompañaba, Blake se puso a llorar cuando supo que Bruno iría en su jaula en la bodega de carga, Damon la tomo en brazos y estuvo secando sus lagrimas y diciéndole que el cachorro estaría bien y que además estaría bien atendido, eso la calmo un poco. Me pareció muy tierno ver como Damon hacia lo que fuera incluso algunas muecas divertidas para que su hija sonriera.

Escuche el llamado de abordaje y me entraron los nervios, Damon me miraba mientras cogía las maletas de mano y me tranquilizo con solo verme, era una mirada de “todo estará bien” yo asentí y me puse de pie.

-¿Estas lista? – me pregunto Damon tendiéndome su mano para que la agarrara, entrelace mis dedos en los suyos y después de un largo y profundo suspiro conteste.

-Estoy lista.

Y ahí estaba yo, caminando hacia el avión que me llevaría a mi nuevo hogar, a mi nueva vida y con mi nueva familia.

Hace un tiempo era solo una chica llena de sueños y recién graduada de la universidad que aspiraba a convertirse en bailarina, encontrándome en el camino con el hombre que cambio mi vida, el hombre que me hizo madurar y comprender que mientras haya amor todo es posible. Solo es cuestión de dejarlo entrar y dejarlo hacer maravillas en ti.

Iba de la mano de Damon, el amor de mi vida.


FIN

Esperamos que os haya gustado, y hayais disfrutado mucho con la historia.




 Muchas gracias a tod@s, por vuestra atención y por visitar el blog. 




trucos blogger

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...